Innovando en la política de México

24

Percepción en Tribuna

Sin duda el 1° de diciembre, nos trae a la mente que está por concluir un año más, pero al mismo tiempo nos trae en nuestro país, el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la titularidad del Poder Ejecutivo Federal.

Un trienio que como apunta el ex gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, enfrentó la pandemia, la corrupción, entre otros malestares sociales, anida la publicidad de su figura en las conferencias mañaneras, la mesura salarial de funcionarios, la cultura de la austeridad y la métrica de combatir la delincuencia de forma razonada y no con arrebatos, esto que apunto, es sólo algo de lo que está haciendo el tabasqueño.

Cuesta trabajo entender la forma innovadora de hacer política de AMLO, más aún cuando los gobiernos del PRI y PAN, parecieran una continuidad o un juego de suceder el poder.

Andrés Manuel sabe de política y llega en un momento cúspide de su trayecto político, con aliados estratégicos como lo son los ex gobernadores de los estados y los legisladores federales y locales que le respaldan, así mismo, los partidos políticos representativos no sólo de Morena, del Partido del Trabajo y ahora del disperso y comodín PVEM.

La forma de hacer política innovadora de AMLO, cuesta trabajo entender y más aún, cuando el ascenso de Andrés Manuel fue con un apoyo ciudadano histórico y con credibilidad que se mantiene viva.

Lo cierto es que AMLO, en estos tres años que vienen, deberá contener las embestidas del denominado grupo de partidos políticos llamada Alianza va por México, cuidar que los nuevos gobernadores como en Michoacán y otros estados más, sigan cerrando filas y con la misión y visión que él predica, para con todo lo anterior, no sólo hacer historia como lo pretende, además lograr que su sucesor o sucesora de continuidad, de lo contrario, la aspiración de la 4T sería sólo sexenal.

Finalmente, Andrés Manuel debe sancionar a los que en su gestión Federal o local, continúan o pretenden servirse con la cuchara grande o con la manota.

Es difícil soñar en la transformación del país, pero es más difícil intentar dormir, sin hacer algo por mejorar el entorno.

Deja un comentario