Para Michoacán, discursos triunfalistas

49

Política y Politiquería

Entre discursos triunfalistas transcurrió el mensaje del presidente en la mañanera que, desde la Zona Militar de Morelia, encabezó Andrés Manuel López Obrador.

Triunfalista por dos razones, quizás habrá mas, pero las urgentes son el tema de la Federalización de la nómina educativa y el tema de la Seguridad.

Del status de la Federalización de la nómina ni los pares gobernantes se explicaron bien, mientras el presidente dio por hecho que la Federalización ya opera de manera oficial en Michoacán, el gobernador señaló que es un proceso que aún no concluye; y vaya que es más que evidente que hay presión por parte de maestros y normalistas.

Apenas el pasado 9 de octubre el Gobernador del estado, “celebró el anuncio del presidente, Andrés Manuel López Obrador, que como parte del Plan de Apoyo a Michoacán anunció que se concretará la federalización de la nómina educativa para garantizar el pago a docentes”, detalla un comunicado del Gobierno estatal.

Diez días después y ante los bloqueos de los Egresados de las Escuelas Normales y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Morelia, el Gobernador señaló que no pondrían el riesgo la Federalización en Michoacán ante presiones de normalistas.

«Ya no podemos dar plazas automáticas por dos motivos, primero por la normatividad federal donde está, no es posible, y segundo porque no podemos poner en riesgo la federalización de la nómina educativa, el respaldo que nos está dando el gobierno para salir el año».

¿No que ya estaba la Federalización?

Es grave que el presidente venga con discursos triunfalistas a Michoacán, cuando lo único que hay es la garantía de pago a maestros, pero mientras la nómina no pase totalmente a la Federación, todo dependerá de la buena voluntad del presidente, y ya sabemos que a Morena sólo le quedan tres años como Gobierno Federal.

Por otra parte, era casi imposible que vinera a Michoacán sin tocar el tema de la seguridad, al ex Gobernador Silvano Aureoles y al ex presidente Felipe Calderón. Del primero, y a modo de provocación dijo que, “Michoacán era mucho pueblo para el gobierno que se tenía”.

Se le olvida al presidente que por aquí también han pasado los gobiernos de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy, y que hoy, parte del Gabinete, sino es que todo el gabinete que acompaña al actual Gobernador, fueron funcionarios de los gobiernos perredistas.

Del segundo, dijo que el expresidente vino “a pegarle un garrotazo a lo tonto al avispero” y luego concluyó “vamos a pacificar Michoacán sin declararle la guerra a ningún grupo de la delincuencia”…

Lleva tres años diciendo lo mismo, porque no hay estrategia, los abrazos no balazos no es una estrategia, es un slogan de campaña, esa en la que ya anda desde hace tres años.

Hoy la gira presidencial concluye en Zitácuaro, pero de Aguillina no se habla, ni mucho menos de hacer afectiva esa promesa que hizo de visitar el municipio.

Al tiempo.

Deja un comentario