Mueren más personas por covid en el sector público

0
11

Ciudad de México

Un porcentaje mayor de personas hospitalizadas por covid muere en hospitales públicos, particularmente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), según un estudio del el Institute for Global Health Sciences (UCSF) denominado La respuesta de México al Covid-19: Estudio de caso.

Durante el período que se estudió, de mayo del 2020 a enero del 2021, se reportó una letalidad hospitalaria del 50 por ciento en el IMSS, del 38 por ciento en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y de 37 por ciento en la Secretaría de Salud, en contraste con el 20 por ciento de los hospitales privados.

Entre diciembre y enero se registraron las mayores tasas de mortalidad en todos los subsistemas y de acuerdo con el estudio esto coincide con el pico epidemiológico que provocó que se saturaran los centros hospitalarios, escaseara el oxígeno y el personal resultara insuficiente.

Las entidades en donde murieron más personas que habían sido hospitalizadas en el IMSS en ese período fueron Tamaulipas, Yucatán y Chiapas; mientras que la mayor mortalidad en el ISSSTE se dio en Chiapas y Tabasco; en la Secretaría de Salud en Baja California, Chihuahua y Quintana Roo. La entidad en donde murieron más pacientes hospitalizados en el sector privado fue Guanajuato.

Según este estudio, en Michoacán la mayor tasa de mortalidad fue en el IMSS, aunque es menor que en otras entidades, ya que no alcanzó el 50 por ciento; seguida del Sector Salud y cercano al 40 por ciento se sitúan el ISSSTE y el sector privado.

Por otro lado, los autores del estudio estimaron también el porcentaje de personas que murieron por covid sin haber sido hospitalizadas, que en Michoacán es del 5.7 por ciento, pero en Tabasco es del 27.7 por ciento. El estado con el menor porcentaje es Baja California, con 1.3 por ciento.

Las personas que murieron sin atención médica fueron en su mayoría hombres jóvenes con obesidad, aunque el mismo análisis acota que únicamente se tomó en cuenta a las personas que fueron diagnosticadas con covid y registrados en la base de datos nacional, aunque el INEGI estima que muchas más personas murieron sin ser contabilizadas.

El estudio sostiene que en muchos casos esta mortalidad tan alta en dependencias con el IMSS en comparación con la de la atención privada es que se priorizó el aumento del número de camas, pero no se incrementó la cantidad de personal, además de que la infraestructura y los medicamentos disponibles eran insuficientes y de que el personal no recibió la capacitación adecuada.

“Los trabajadores de la salud de primera línea se enfrentaron a una crisis sanitaria extrema en condiciones muy desfavorables”, asevera el estudio.

A esto se suma que en muchos de los casos la atención médica llegaba demasiado tarde, ya que los pacientes no eran atendidos o bien por su propia cuenta decidían no acudir al hospital hasta que el cuadro que presentaban era demasiado grave:

“Los mensajes a la población también enfatizaron que para la gran mayoría la enfermedad no sería diferente de una gripe y que los pacientes enfermos debían evitar imponer un peso innecesario al sistema de salud, para dejar espacio a quienes más lo necesitaban. Por lo tanto, muchos pacientes estaban gravemente enfermos cuando ingresaron a un hospital”, se asevera.

Deja un comentario