Video: El mejor fisicoculturista del mundo termina en silla de ruedas

0
38

Ciudad de México

Un documental lleno de impactantes lecciones y de mucho éxito en Netflix explora en la vida de Ronnie Coleman, nombrado ocho veces Mr. Olympia por su físico extraordinario, quien deslumbraba en los escenarios antes de requerir una silla de ruedas para poder desplazarse.

Coleman empezó en el mundo del fisicoculturismo en los 80, cuando jugaba futbol americano y hacía pesas en el gimnasio. Luego, ingresó a la academia de policía de Texas e inmediatamente impactó por su cuerpo.

Un poco más adelante, conoció a Brian Dobson, dueño del gimnasio Metroflex, y la mancuerna empezó a obtener numerosos trofeos: en 1990 ganó el premio de Mr. Texas, en 1995 triunfo en la Copa Pro de Canadá, un título que repitió al año siguiente, y en 1997 se consagró en el Gran Premio de Rusia.

Sin embargo, los excesos le empezaron a pasar factura. Su primera lesión de gravedad vino en 1996, cuando sufrió una hernia en un disco mientras se encontraba haciendo sentadillas con 270 kilos.

A pesar de este hecho, Coleman siguió entrenando y logró ser coronado de manera ininterrumpida Mr. Olympia de 1998 a 2005.

Actualmente, Coleman requiere de una silla de ruedas para desplazarse por largas distancias o caminar por mucho tiempo. Incluso, el propio deportista reconoció que necesitaba de muletas para ir al baño y tomar cuatro calmantes para estar algunas horas sin dolor.

A sus 56 años, Coleman sigue entrenándose en el gimnasio, porque es el único estilo de vida que conoce; no obstante, no puede realizar la misma cantidad de ejercicios que en su juventud. El desgaste que sufrió todo su cuerpo durante años le pasó factura.

Deja un comentario