Tras 12 días, continúa la búsqueda de familia desaparecida en Jalisco

0
22

Acatic, Jalisco – Milenio

A 12 días de la desaparición de cinco miembros de una familia en Jalisco, sigue siendo un misterio lo que pasó con ellos. A pesar de que siete policías del municipio de Acatic fueron detenidos la noche del domingo por presuntamente estar involucrados en el hecho, no se conoce el paradero de la familia que es buscada desde el 25 de marzo pasado, cuando parientes comenzaron a pedir públicamente información sobre ellos.

De acuerdo con lo informado la noche del domingo por el fiscal general del estado, Gerardo Octavio Solís Gómez, aún falta por cumplimentar una octava orden de aprehensión y las labores de búsqueda las realizan unos 200 elementos operativos.

En tanto, el presidente municipal de Acatic, Marco Tulio Moya Díaz, no ha respondido a solicitudes de información y en las oficinas municipales el personal de diferentes oficinas, como la Oficialía Mayor, simplemente se deslinda del caso, al señalar que la Policía Municipal no forma parte de su jurisdicción. El sitio de internet de la presidencia municipal está fuera de servicio, y en Facebook no hay información sobre el caso, salvo las imágenes de la Alerta Amber de la familia Villaseñor Romo.

Ante la posibilidad de que la Policía local sea intervenida, como ha ocurrido en otros municipios cuando agentes incurren en actos criminales, el gobierno estatal dice que una acción de esa naturaleza “se analiza y determina de forma colegiada en la Comisión Ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad”.

​Los desaparecidos son Alberto Villaseñor Cabrera, de 35 años; Jimena Romo Jiménez, de 24 años, así como su hija Julia Isabella de un año. También se busca a Virginia Villaseñor Cabrera, hermana de Alberto, y su hijo de nueve años. Todos ellos viajaban de la Ciudad de México a Guadalajara, donde residen Alberto, su esposa e hijos.

La acción de la Fiscalía del Estado en Acatic, junto con fuerzas federales, se dio presuntamente luego de que se detectó que un teléfono celular propiedad de los desaparecidos habría sido utilizado en ese municipio.

En este caso hay mayor misterio porque Acatic, un municipio agrícola del oriente de Jalisco, no es parte de una ruta directa por carretera entre la Ciudad de México y la Zona Metropolitana de Guadalajara. Antes del operativo en ese lugar, se rastreó a la familia en municipios aledaños, como Tepatitlán, Jalostotitlán, y San Miguel El Alto. De esos, Tepatitlán es el más cercano a las carreteras que unen la capital del país con Guadalajara.

“El corazón dice que están vivas”

Salvador Romo, padre de Jimena, se presentó a declarar a la fiscalía para desaparecidos. En entrevista con MILENIO, señaló que las autoridades le informaron de los avances en la investigación por la desaparición de hija Jimena, su esposo Alberto Villaseñor, la hija de ambos Isabella y Virginia Villaseñor, hermana de Alberto.

Aseguró estar contento con los avances de la indagatoria, sobre todo porque las autoridades le prometieron que no dejarán de buscar hasta encontrarlos.

“Pues es que nomás nos están comentando lo que es el operativo que hay ahorita allá, es lo único que nos están informando de cómo va el operativo, pero no teníamos nada todavía, sólo que detuvieron a los policías”.

La fiscalía ubicó el último punto donde estuvo la familia, gracias a las sábanas de llamadas, que ubicaban a Acatic como el último sitio por donde presuntamente la familia deambuló.

Además, Salvador Romo pidió a las autoridades no criminalizar a las víctimas, luego de que el fiscal señalara que una persona muy cercana a la pareja sufrió en días pasados un atentado a balazos.

“Yo no me meto en eso porque no es de mi familiar ni nada, lo único que busco es que mi familia regrese, yo no quiero que se relacione pues, una cosa fue en un lado y otra cosa en otro, y no tiene nada que ver, pero pues mi hija y mi nieta no”.

El padre de Jimena dijo que perdió comunicación con su hija al filo de las 14:30 horas, del día 25 de marzo. Señaló, que la última llamada que tuvo con ella no detectó que su hija corriera peligro.

Salvador espera encontrar a su hija y a su nieta con bien, asegura que su corazón le dice que están vivas.

Deja un comentario