Por ganar la nota, medios alimentan fake news sobre Mireles

0
319

Morelia, Michoacán

Mientras José Manuel Mireles Valverde estaba entubado por complicaciones generadas por el SARS-CoV-2 en su cuerpo, decenas de medios de comunicación ya lo habían matado.

Por la voracidad de “ganar la nota”, la desinformación e imprudencia se dejó ver una vez más en los medios de comunicación locales; inclusive el Sindicato Nacional de Trabajadores del Instituto de Salud y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (SNTISSSTE) lo dio por muerto, a pesar de que el fundador de los grupos de autodefensa es el subdelegado médico de esta institución en Michoacán.

Mientras Mireles Valverde lucha por su vida, la vida privada de su esposa con los hijos de su anterior matrimonio se volvió en una tragicomedia digna de un programa de chismes vespertino de televisión abierta, ya que comenzaron a circular videos y transmisiones en vivo de unos y otros lanzándose acusaciones.

Estephania Valdez, captura de pantalla

La desinformación corrió a cargo de varios medios de comunicación locales e incluso instituciones públicas publicaron esquelas lamentando a partida del galeno. El ISSSTE no abonó a la situación, ya que lejos de dar la cara e informar sobre el estado de salud del hombre que ocupa el segundo cargo más importante, después del delegado, permitió las especulaciones de todo tipo con su silencio institucional.

El asunto se aclaró hasta que los hijos del activista, Alex y Jatziri Mireles Valencia, subieron videos en vivo a sus redes sociales para aclarar que el médico estaba vivo, pero entubado y en un estado muy delicado y entubado, lo cual habla del decadente sistema de comunicación social que prevalece en el Hospital Regional del ISSSTE, ya que no hay una persona que atienda esa falla. Nadie sabe quién es el titular de comunicación y nadie contesta. De pena ajena.

Los primeros minutos de este lunes, la actual esposa de Mireles, Estephania Valdés García, salió a dar detalles sobre su estado de salud, pero la conferencia de prensa pasó del estado de salud del funcionario público a su vida personal y los desencuentros con su otra familia, lo cual solamente alimentó el morbo, a semejanza del programa de chismes de las tres de la tarde.

Deja un comentario