Conoce a Gloria: madre, maestra y ejemplo en medio de la pandemia

26

Melissa García – Morelia, Michoacán

La contingencia sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19 impulsó a Gloria a ofrecer sus servicios de tutora del idioma inglés a todo aquel que presentara algún problema de aprendizaje al respecto.

A través de su cuenta de Facebook, Gloria Campos Eguiza anunció su ofrecimiento, ya que de primera mano, por tener cuatro hijos y luego de 9 años de llevar a cabo su profesión como maestra, la joven radicada en Tacatzcuaro, municipio de Tingüindín, concretó un grupo de al menos 10 alumnos de dos niveles de Inglés, luego de que se suspendieron las clases presenciales en marzo pasado, a los que daba clase en su propia casa, dividiéndolos en la mesa del comedor para que mientras unos realizaban algunas tareas, otros atendieran su explicación. Incluso, a este grupo se integraban sus propios hijos.

Ataca el covid

sars-cov-2 virus coronavirus covid

Así fue como comenzó a acrecentar el amor que hoy le tienen no sólo esos alumnos con los que contó en una primera etapa, sino aquellos que ahora atiende a distancia, pues Gloria contrajo el terrible virus que nos acecha hace apenas dos meses, lo que la obligó a resguardarse con su familia en casa, ya que, al igual que ella, sus hijos y esposo se enfermaron.

Más de 40 días estuvieron aislados, según lo comentó a Primera Plana, pues a pesar de que sus hijos y su esposo fueron asintomáticos, ella conoció de primera mano lo que significa el poder del SARS-CoV-2, un microorganismo que, asegura, no le desea a nadie contraer.

“Yo me contagié de covid y me dio miedo contagiar a los niños, por eso suspendí las clases presenciales, pero sigo con el apoyo y la disposición, todo de forma virtual. Hay quienes a a través de un mensaje de Whatssap han requerido una asesoría hasta para amigos y conocidos que se encuentran en Estados Unidos”, cuenta.

Manos a la obra

Su ejemplo fue seguido por otros amigos profesores o profesionistas que a su vez tenían la posibilidad de ayudar a los menores que hoy toman clases virtuales, narra.

“Ahora con la ventaja de que todo es virtual, atiendo a niños, jóvenes y adultos desde aquí en Tacatzcuaro y hasta en Morelia, más mis alumnos, que aproximadamente son 100, y algunos exalumnos. Ahora sí que todo el día y toda la semana estamos en esto”, relata entusiasmada, con un ánimo que refleja emoción y le hace atravesar a uno la sonrisa, como un contagio de alegría.

Así es como Gloria Campos, una mujer de 32 años de edad, madre de Juan Pablo de 11, de Carmelita de 9, de América de 4 y de María José de tan sólo 2 años de edad, reaccionó ante la pandemia, una mujer que se graduó bajo una certificación de la Universidad de Cambridge para emprender la docencia como maestra bilingüe, profesión que desarrolla en el Colegio Guadalupe, que se ubica en el municipio de Tocumbo.

Si alguien tiene la vocación para enseñar, afirma, es ella, ya que la experiencia de ser madre la hace comprender a los menores, además de tener a un hermano discapacitado, del cual, como hermana mayor, siempre ha estado al pendiente.

Su alimento: el cariño de los niños

La mayor recompensa que recibe, confiesa, es la de saludar a sus alumnos en las calles o en alguno de los lugares que a lo largo de su carrera frecuenta en su municipio.

“Adiós maestra”, le gritan los pequeños sonriendo.

Gloria reconoce que las madres de familia son las que más carga laboral tienen, pues ahora fungen como maestras, cocineras, empleadas y además atienden a los hijos, por lo que pide paciencia y mucha empatía con el trabajo que realizan a distancia los profesores como ella.

“Mis respetos para aquellas mamás que llegan tarde, cansadas, ponen una recarga en el teléfono y están tratando de conectarse y estar al corriente con las tareas. De verdad mamás que se puede, todo con calma: hay que tomar toda la ayuda que se necesite, hay que pedirla si es necesario, y también ser flexibles y accesibles, pues no todas las personas tienen los mismos recursos ni las mismas habilidades, por ello hay que practicar la empatía, pues la labor del docente es muy importante”, resalta como un mensaje a modo de epílogo de su propia historia.

Deja un comentario