En Michoacán, mil 200 cañones antigranizo; 80% son piratas

0
41

Juan Antonio Magallán – Morelia, Michoacán

En Michoacán se utilizan mil 200 cañones antigranizo en la franja de municipios productores de aguacate, de los cuales alrededor de 960 son “patito”, y operan en el estado por el vacío legislativo en la materia, señaló el activista Julio Santoyo Guerrero.

“En el decreto de la Ley para la Conservación y Sustentabilidad Ambiental del Estado de Michoacán no aparece con claridad el tema de la precaución, que fue un concepto jurídico acordado desde la reunión de Río en 1992, en la que se establecieron consideraciones para el uso de tecnologías que no son amigables con el medio ambiente”, explicó el especialista.

Recalcó que los cañones antigranizo operan en el estado gracias al vacío legislativo a nivel estatal y nacional, y aunque destacó que no hay un censo del número de artefactos que inhiben la caída de granizo en las principales zonas aguacateras de Michoacán, se estima que existen al menos mil 200, de los cuales 80 por ciento es de dudosa procedencia.

“El tema ha sido denunciado por el principal proveedor de cañones antigranizo de Michoacán. Se trata de equipos que no siguen las normas técnicas necesarias para garantizar el mínimo de seguridad, pero más allá de eso, la nueva legislación medioambiental para el estado deja fuera el principio de precaución para la revisión de todo tipo de tecnología que causa daño al medio ambiente”, aclaró.

Julio Santoyo remarcó que los cañones antigranizo representan un gran problema ambiental, ya que son tecnologías promovidas por metodologías ajenas a perspectivas medioambientales, por lo que lanzó un fuerte llamado a los diputados locales para que la ley ambiental considere la reglamentación de este tipo de instrumentos.

Puntualizó que los cañones antigranizo representan la cúspide de las malas prácticas medioambientales que se han seguido para el cultivo de aguacates en Michoacán. Expuso que son cinco acciones nocivas en general las que se han seguido para el cultivo del fruto que dejan evidentes daños al medio ambiente:

“Los incendios forestales, el cambio ilegal de uso de suelo, las ollas agrícolas con capacidad desde los 12 millones a los 30 millones de litros de agua, los plaguicidas químicos y cerramos con los cañones antigranizo. Es un círculo que afecta seriamente al medio ambiente”.

Su uso no está regulado; se trata de voluntad y conciencia: Semaccdet

La autoridad ambiental en Michoacán ha reconocido que el uso de cañones antigranizo no está regulado en el estado, y su uso recae en una postura de voluntad y consciencia por parte de los empresarios aguacateros que los utilizan.

“Se ha comentado con los empresarios sobre el uso de esos instrumentos, pero es una situación de consciencia social, porque al final nos afecta a todos”, expresó Ricardo Luna García, titular de la Secretaría de Medio Ambiente Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet).

El funcionario resaltó que en la propuesta de legislación ambiental que se presentó al Congreso del Estado se busca también regular el uso de cañones antigranizo. Luna García indicó que se han clausurado cinco de estos artefactos instalados de forma ilegal en huertas aguacateras de la entidad.

Paralelamente, de acuerdo con la Procuraduría de Protección al Ambiente (Proam), en los últimos 10 años se ha multado a por lo menos 21 productores que usan cañones antigranizo, con un monto económico que supera los 200 mil pesos por sanciones a productores de Salvador Escalante, Tancítaro, Morelia, Acuitzio y Uruapan.

Está cañón en la Meseta, Sierra y Oriente

En Michoacán existen más de 200 mil hectáreas con huertas aguacateras, que producen 1.5 millones de toneladas con un valor de la producción de más de 2 mil millones de dólares anuales, y de acuerdo con las estimaciones del especialista las zonas en Michoacán con mayor uso de cañones antigranizo se ubican en la Meseta Purépecha, Salvador Escalante, Tacámbaro, Madero y el Oriente del estado.

“Si los legisladores ponen atención en estos temas, se estará dando un paso fundamental para el cuidado medioambiental; en caso contrario, será un retroceso”, alertó.

Les “vale madre” a operadores de cañones antigranizo

Al contactar a un productor de la zona aguacatera de Tancítaro, Michoacán, que pidió la reserva de su nombre, resaltó que en años anteriores el uso de esa tecnología era frecuente en la localidad donde trabaja, y aseguró que en cuanto se detectaba la posibilidad de lluvia con granizo comenzaban a activarse los artefactos.

“Si tienes tus árboles de aguacate con fruta o flor, no te conviene el granizo, porque tumba las flores o daña el fruto. Si el fruto ya está grande no le pasa nada con el granizo, no afecta su sabor o calidad, pero sí su estética, y esos aguacates ya no te los reciben para exportación, lo que reduce bastante las ganancias de quienes exportan aguacate a otros países, entonces con los cañones disipas las nubes y evitas ese riesgo”, explicó.

En ese sentido, comentó que el 90 por ciento de los productores de su región dependen del agua del temporal, por ello están en contra del uso de artefactos que inhiben las lluvias, pues viven una realidad muy distinta a la del 10% de productores, que tienen pozos de agua profundos y riego tecnificado, y en consecuencia no les importa que no llueva.

“A los que tienen esos artefactos les valen madre todos los demás, porque tienen pozos de agua y riegan cuando quieren, porque tienen la capacidad económica, pero otros no la tenemos”, cuestionó.

En ese sentido, recalcó que la perforación de un pozo requiere de una inversión de casi medio millón de pesos, monto que no tienen los pequeños productores.

Según el testimonio del agricultor, la proliferación de pozos profundos ilegales es una constante entre los aguacateros, aunado al uso de cañones antigranizo que inhiben la llegada de lluvias; esos factores podrían ser los causantes de una posible crisis hídrica en el futuro.

“Por un lado no dejan que llueva con sus cañones, y por otro, están haciendo muchos pozos de agua ilegales, lo cual impedirá que el agua llegue a las comunidades, porque los aguacates se siembran a determinada altura y están chupando el agua que llega a las comunidades, lo que en un futuro se pondrá muy cabrón”, vaticinó.

Son un mito y no disipan el granizo: UNAM

El uso de cañones antigranizo se comenzó a extender desde los años 70, como una forma de proteger las cosechas y prevenir lluvias acompañadas de piedras de hielo, pero a la fecha no hay investigaciones científicas que comprueben su efectividad, por lo cual su eficiencia “es un mito”, según lo afirma el investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Fernando García.

Para el académico, más que un instrumento agrícola, los cañones antigranizo se han convertido en una industria con tecnología no comprobada científicamente. Los estudios más avanzados al respecto se realizaron en Suiza y concluyeron que dichos instrumentos solamente disminuían en 35% la formación de nubes con una posibilidad de un 65% de generar más granizo de lo normal.