Dos semanas después, Raúl Morón aún saborea el triunfo del pasado 2 de junio donde contendió para el Senado de la República, lo que significó su regreso a la competencia electoral, pero sin olvidar el trago amargo del 2021 cuando lo bajaron de la candidatura al Gobierno de Michoacán.

De hecho, ‘el profe’ todavía se acuerda y califica ese episodio de su vida como un momento traumático.

“La decisión que tomaron fue injusta, a mi juicio arbitraria, y a juicio de muchos especialistas en la dinámica electoral, en el derecho electoral (…) Obviamente eso es traumático”, expresa el senador electo de Morena, PT y PVEM, quien es señalado desde ahora como serio aspirante a la sucesión gubernamental del 2027, en entrevista con Casilla 24, de Primera Plana MX.

En el 21, la verdad es que nosotros no cometimos ningún error como equipo político; cumplimos con todos los requisitos y requerimientos al partido, pero el partido en ese momento no registró precampañas; no nos dieron la calidad de precandidatos, fuimos coordinadores de la Cuarta Transformación y con esa calidad estuvimos haciendo algún trabajo, pero la decisión que tomaron fue injusta, a mi juicio arbitraria, a juicio de muchos especialistas en la dinámica electoral, en el derecho electoral. Fue una decisión política de otra naturaleza.

Hubo otros incidentes en Hidalgo, en Aguascalientes y en San Luis Potosí, y la verdad es que la decisión que tomó el tribunal y los consejeros, en esos casos, fue una sanción administrativa y no quitar la candidatura, como fue el caso de Félix (Salgado Macedonio, en Guerrero) y nosotros. Obviamente eso es traumático y en lo personal se siente, somos seres humanos, pero el sentimiento mayor era la expectativa que tenía un número importante de michoacanos que finalmente fue trastocado.

No, nada se da por decreto y tú no puedes dar por muerto a nadie, aquí no hay eso. Hay una capacidad de resiliencia, sobre todo en los mexicanos, en donde quiera que nos encontremos. Por ejemplo, los que se van a Estados Unidos y allá son trabajadores exitosos y ayudan a Michoacán; si nos cambiamos de ciudad, nos acoplamos rápido y empezamos a prosperar, y en política nada está acabado hasta que se acaba.

Por eso, después de esa injusta decisión del tribunal y del INE, nosotros tuvimos que hacer un trazo, y la actitud del gobierno que encabeza Alfredo Ramírez también, no fue una actitud, a juicio nuestro, adecuada para el equipo nuestro, pues tuvimos que hacer un trazo y el trazo fue ir a construir escenarios, y nos fuimos del estado casi dos años y después de ello llegamos ya con una visión nueva y una calidad diferente, siendo ya parte del equipo central de la doctora Claudia.

Yo les agradezco a los compañeros que están con esa idea, pero creo que hay que serenarnos, tranquilizarnos y consolidar los equipos para ir construyendo condiciones y que, en un momento en que hay que definir, nosotros podamos enfrentar el proceso, pero eso todavía no es ahorita. Yo creo que ahorita tenemos que centrarnos en ayudar a la doctora Claudia. Queremos que el gobierno de la doctora sea exitoso, porque también de eso depende mucho la confianza que deposite en nosotros, en su momento, la gente de Michoacán y de los demás estados.

Ahora que llegamos hemos tenido una relación diferente. Nos hemos encontrado en varios momentos y seguimos estando en comunicación. Yo lo que quiero es ver cómo hacemos también para ayudar al Gobierno de Michoacán, contribuir con ellos para hacer que los problemas que tenemos como michoacanos se resuelvan desde el Gobierno de Michoacán. Nos interesa mucho que al gobierno de Michoacán le vaya bien. Nosotros estamos haciendo esfuerzos y hacemos lo que podemos hacer. Después de la elección no nos hemos visto, pero nos hemos mandado mensajes.

No, no me felicita, pero seguramente lo hará y nos hemos mandado mensajes. Yo creo que pronto nos vamos a encontrar.

El tema local camina por otra vía, porque abajo quien está compitiendo ve a los protagonistas de manera más cercana, los conoce más (…) En lo local nos llevamos sorpresas, es el caso de Morelia, de Uruapan, de Zamora, de La Piedad, de Jiquilpan, Sahuayo y Puruándiro, donde teníamos expectativas de ganar, igual en Huetamo, pero las determinaciones que se tomaron, las candidaturas que ahí se dieron y que hicieron un gran esfuerzo, pues finalmente la gente califica y no nos fue bien; ganamos, como Morena, menos de 40 municipios.

Siguiendo con tu analogía del fútbol, la verdad es cierto: el comportamiento de la política es como en el fútbol, no tiene lógica; el equipo más poderoso puede caer con el equipo más débil, porque son circunstancias que se presentan en el equipo (…) En política no hay lógica política. Con toda franqueza, nunca pensé que en Uruapan iba a pasar lo que pasó, y finalmente pasó. Yo he dicho que hay cuestiones de estructura o una base con la que puedes ganar una elección, que dependen de ti, pero también hay cosas abstractas, hay cosas que no se ven, que interactúan y que el día de la elección se presentan.

Es posible, pero si hubiéramos tenido un procesamiento de las candidaturas mejor. No quiero decir que las y los que fueron candidatos no sean buenos, pero digo que había, en algunos casos, liderazgos todavía más consolidados que podían hacer un mejor papel. Si eso hubiéramos hecho, era muy posible que casi nos hubiésemos llevado carro completo.

No es una opinión personal, pero yo creo que lo que tuvo que hacerse respetar son las encuestas que se hicieron. Aquí hubo un compañero, Juan Carlos Barragán, que venía trabajando de mucho tiempo y que, a juicio mío, lo digo con todo respeto, creo que tenía mejores condiciones para enfrentar el proceso aquí en Morelia. Pero esa es mi opinión, había otros que, en su opinión, la opción era Carlos.

Deja un comentario