Derivado de la sequía, han cerrado 10 mil ranchos en Michoacán, informó José Manuel Helguero, secretario técnico de la Unión Ganadera Regional de Michoacán.

En entrevista para Primera Plana MX, el representante del gremio productor ganadero de la entidad advierte sobre el crítico estado del sector en la entidad.

“Los resultados han sido alarmantes. Estamos en un momento crítico, pero no está en nuestras manos, es algo que consideramos parte del clima, de todo este fenómeno que se ha dado en los últimos tres años. La ganadería está sufriendo pesares”, expresó Helguero.

“El impacto de la sequía se ha reflejado de manera notable en los recursos hídricos. Por ejemplo, el arroyo de Carácuaro nunca en la historia se había secado”, comentó Helguero. Además, mencionó que el río Balsas, que en el pasado era utilizado para transportar mercancías en balsas de madera, ahora puede cruzarse en remolques debido a la falta de agua.

Este tipo de cambios ha llevado a una crisis en la ganadería y la agricultura, obligando a los productores a reflexionar sobre la gravedad de la situación. “Es crítico y alarmante porque en los últimos cinco años hemos tenido un déficit de ganaderos del 10 por ciento. De 47 mil unidades de producción pecuaria que tenía el estado, hemos llegado a 37 mil. Esto es parte del fenómeno, es parte de la falta de grano y de agua, y también hace falta una política que sea amigable con el campo”, subrayó Helguero.

La falta de políticas públicas adecuadas agrava aún más la situación. Según Helguero, se requiere una estrategia integral que no solo se limite a perforar pozos, sino que garantice el riego de los próximos ciclos agrícolas. “Nosotros no podemos hacer mucho porque el cambio climático no está en nuestras manos. Se necesitan políticas públicas que definan cómo se va a ejercer o qué se debe hacer para sustituir el fenómeno del agua”, enfatizó.

Foto: ACG

La sequía también ha tenido un efecto en cadena en los precios de los alimentos. “En la canasta básica del consumidor se notan reflejos amplios en el aumento de los insumos. Esto está pasando en tortillas, legumbres. Es un esquema que no se ha entendido que somos un círculo interconectado en base de producción sustentado en elementos como el agua y la tierra”, explicó Helguero.

La situación es especialmente preocupante en la franja que va desde Zitácuaro hasta San Lucas, abarcando alrededor de 35 municipios que carecen de caudal de agua. Esta región, colindante con Guerrero y parte del Estado de México y Morelos, enfrenta serias complicaciones debido a la sequía.

En otras zonas, como Morelia, Pátzcuaro, Salvador Escalante y Uruapan, la producción ganadera no es tan significativa, pero regiones como Apatzingán, Tepalcatepec y Chinicuila también están sufriendo graves problemas debido a la falta de agua, concluyó.

Deja un comentario