Armando Páez Pille, candidato a la alcaldía de Morelia.

“¿Sabe usté qué se siente bien bien feo?”, me soltó la dueña de mis quincenas en su enésimo intento por dejar de lavar a fondo el patio de servicio. Ya no le respondí, sabía que me lo iba a contar: “que te agarren en las mentiras, como ora le pasó a Armando (Páez) Pille allá en Charo”.

No pude evitarlo. Voltee a ver a mi Lupe con mirada fúrica, pretendiendo intimidarla. Fallé. Fue más mi curiosidad y tuve qué preguntar quién era el tal (Pérez ) Pille, “pos al que pillaron por wey”, insistió.

Y es que esta noche, a menos de 20 días de que Michoacán y el país entero vivan una de sus jornadas electorales más importantes, Armando Páez Pille, el abanderado de la alianza PAN-PRI-PRD a la alcaldía de Charo, es hoy el más claro ejemplo de que, lo primero que Don Diosito castiga, es el hocico.

Usted no está para saberlo, verdad, pero el chisme de mi coordinadora general doméstica (yo también estoy en campaña), es digno de La Rosa de Guadalupe, porque al (Páez) Pille le quitaron su candidatura, lloró y lloró por los rincones como la muñeca fea y deambuló sin rumbo por todo Charo echándole la culpa al IEM y al puntero de las encuestas: Chava Cortés, al que acusó de haber soltado 2 milloncitos de pesos para que lo dejaran sin su amada candidatura. Pobre.

Le cuento todo: Fue el dos de mayo pasado cuando el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) determinó quitarle la dichosa candidatura por un tema de paridad de género, aunque a decir verdad, fue el propio Partido de la Revolución Democrática (PRD), el de Tavo Ocampo, el que tomó la decisión, para atender la exigencia del árbitro electoral.

Y (Páez) Pille empezó entonces su campaña de víctima revictimizadora, soltando a sus huestes en todo Charo para que corrieran el chisme de que Chavita baby había pagado una lanota para que le quitaran su candidatura, cuando claramente fueron sus propios partidos quienes lo sacrificaron.

Al hombre se le olvidó hasta que había impugnado la decisión del IEM ante el Tribunal Electoral de Michoacán (TEEM) y ¡zas!, el gozo se le fue al pozo, porque sus mentiras salieron a relucir como sapullido de sarampión cuando el tribunal decidió devolverle la candidatura.

La noche de este domingo, el TEEM determinó ordenar al IEM validar la candidatura de Páez Pille.

Y pos no (Páez) Pille, lo que el Tribunal quiso decir es que no fue el IEM el que te quitó la candidatura, fueron tus partidos, específicamente el PRD. No (Páez) Pille, tampoco fue el alcalde con licencia, el independiente Chava Cortés, al que acusaste de que soltó una lana para que te quitaran tu amada candidatura el culpable, fue tu partido: el PRD.

Sí (Páez) Pille, el TEEM, con su fallo que da al traste a la decisión del IEM, exhibe además las mentiras y la manipulación de tu estrategia cuando acusaste a Chava de intervenir en el caso, porque anda en los cuernos de las encuestas y el miedo no anda en burro.

Mi Lupe está jode y jode, y dice que por eso no puede terminar de barrer: “¿Los charenses pueden confiar en alguien que miente con tal de llevar agua a su molino?”. El 2 de junio lo sabremos, por mientras, a lavar.

Deja un comentario