Fotos: ACG.

Familiares, activistas y hasta transeúntes que se detuvieron por algunos minutos para mirar las leyendas y mostrar apoyo, rechazaron la sentencia dada a Nicolás N., presunto asesino de Nilda Rosario.

“Vivir era mi derecho, mi vida no valía 15 años”, es una de las frases recurrentes en el caso ocurrido hace más de cuatro año y que fue escrita en una lona, junto con carteles que se colocaron en la fuente de Las Tarascas, a manera de protesta por la sentencia que recibió el asesino confeso.

Nilda Rosario Francisco de la Cruz, estudiante de Veterinaria, fue reportada como desaparecida el 17 de marzo de 2019; ahí comenzó el peregrinar de su familia; fue en marzo de 2020, tras un año de búsqueda, que la joven fue encontrada sin vida en un inmueble de Guerrero.

“Vivir era mi derecho” y, por haberle arrebatado ese derecho, Nicolás, pareja de la joven de 23 años, fue sentenciado a 15 años de prisión.

El 17 de marzo de 2019, Nilda Rosario Francisco fue reportada desaparecida y tres meses después su pareja, Nicolás, fue detenido por su presunta participación en los hechos, pero se negó a decir dónde estaba Nilda, hasta que fue encontrada muerta.

Deja un comentario