El pasado 5 de febrero, el día del aniversario de la Constitución, en un claro atentado a la misma festejada Constitución, al proponer reformas que en algunos casos eliminarían instituciones y el equilibrio que se ha logrado con la creación de organismos autónomos, algunos de ellos que han costado, trabajo, dinero y sangre para lograr ese equilibrio.

El presidente López Obrador, presentó diversas iniciativas buscando hacer permanente su proyecto, incluso a costa de la misma festejada constitución.

Sin embargo, al analizar las reformas, de una manera detenida, podemos identificar que principalmente son reformas que le darán un discurso electorero al ser rechazadas por la oposición.

Me refiero, a que al presidente, la oposición le dará la oportunidad de tomar el control de la conversación pública en pleno proceso electoral y de esta manera hacer campaña en favor de Claudia, atacando a la oposición.

Pero siendo justos, hay algunas reformas que indudablemente son valiosas para los mexicanos, por ejemplo, garantizar que el aumento del salario mínimo, sea cada año por encima de la inflación, es algo que sin duda deben de apoyar los legisladores de todos los partidos, para asegurar que no exista nuevamente un rezago social, como el que se encontró López Obrador en ese rubro.

También, es justo revisar detenidamente la reforma de pensiones, por justicia social, ya que los trabajadores aportan más de 30 años y no pueden recibir una pensión digna para la última etapa de su vida, todo porque en su momento Ernesto Zedillo y Felipe Calderón decidieron que no bastaba que el trabajador aportara en impuestos más del 40% de su salario durante más el tiempo trabajado y con tal de rescatar las finanzas del IMSS y el ISSSTE, decidieron que era más conveniente, que el trabajador recibiera menos pensión en la última etapa de su vida, en lugar de eliminar la burocracia y costos sindicales de estas instituciones.

También hay reformas, que pretenden eliminar organismos como el IFT, CREE, COFECE y algunos otros, argumentando que no benefician el pueblo, pero eliminando contrapesos y controles para el gobierno del turno.

Indudablemente, los organismos tienen que mejorar, incluyendo la CNDH, de la cual su titular Rosario Piedra debería renunciar, al haberse pronunciado públicamente, diciendo que ese organismo no funcionaba, con lo cual me origina 2 preguntas, ¿Qué hace al frente de un organismo en el que no cree? Y ¿Qué ha hecho para mejorarlo?

No deberíamos permitir que estos organismos, que generan contrapesos y transparencia sean eliminados o absorbidos por una secretaria de Gobierno, ya que difícilmente podría ser juzgado el juzgador.

También en este grupo de reformas, incluiría la popular propuesta de hacer, que los magistrados sean electos por el voto popular, de ninguna forma creo que eso debería suceder, ya que tendría muchos cuestionamientos el origen del financiamiento, y entonces tendríamos a los magistrados más populares y no necesariamente los más capaces, sin tomar en cuenta los compromisos que tendrían hacia sus patrocinadores.

Pero las reformas que más interesan al presidente, son las que sabe que de origen estarán perdidas, tales como mandar a la guardia nacional al control de ejército, la cual ya fue rechazada por tener violaciones a la festejada Constitución, además de la reducción del financiamiento a los partidos, (la cual creo que debería ser analizada y aprobada), sin embargo, quedará en manos de la aprobación de los dueños de los partidos, incluyendo la reducción del legisladores, eliminando plurinominales, teniendo como consecuencia eliminar la representación de las minorías, que con el uso que dan a los plurinominales, las minorías ya quedan sin representación.

Son reformas de carácter electorero, porque a partir del primer rechazo a sus reformas, el presidente tendrá el argumento, para poder atacar a la oposición, tachándolos de conservadores y neoliberales además de enemigos de México y así sin violar la ley electoral, mantener un golpeteo público y constante a la oposición, sin hacer abiertamente campaña a favor de Claudia, pero debilitando a sus oponentes.

Brillante, la respuesta de la oposición encabezada por Xochitl Gálvez, con respecto a la reforma de pensiones. Qué bueno que la apoyan, pero preguntan de dónde saldrá el dinero para financiarla, el presidente respondió que el 75% saldría del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, ese instituto que fue saqueado en esta misma administración, por los que dicen que no son iguales.

¡Es tiempo de los ciudadanos!, cansados de lo mismo de siempre.

Deja un comentario