Después de ocho meses de omisión, una orden judicial obligó a las autoridades a trasladar a la jirafa Benito desde Parque Central de Ciudad Juárez al zoológico Africam Safari de Puebla, en el centro del país, donde los defensores de proyecto esperan que el maltratado animal pueda elevar su nivel de vida.

La jirafa, de tres años de edad, vive en el Parque Central en una construcción de concreto y lámina, sin calefacción, con apenas un techo, donde soporta temperaturas de hasta 10 grados bajo cero.

El caso despertó interés nacional, cuando fue llevado por la prensa ante el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien pidió a la secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores, comunicarse con la gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos.

Susy Rentería, una activista del colectivo Salvemos a Benito, señaló que desde septiembre pasado promovieron recursos legales que, finalmente, han resultado en el traslado de la jirafa.

“Ya está todo listo en Africam Safari, donde va a estar con animales de su misma especie y donde hay personas capacitadas para su cuidado”, celebró.

Antes de Benito, el Parque Central de Ciudad Juárez albergó por varios años a Modesto, otra jirafa que, según los activistas, al morir tenía sus orejas con necrosis por las bajas temperaturas.

Deja un comentario