Ciudad de México – Nosotras

La mayoría de los mexicanos no podemos vivir sin tortillas de maíz o bolillos, dos alimentos mexicanísimos. Por su versatilidad, ambos son parte de nuestra dieta diaria y son imprescindibles en platillos típicos como la torta ahogada, la famosa “guajolota” o los reconocidos tacos al pastor (en general, las tortillas son imprescindibles en la infinita variedad de tacos que hay). Además, forman parte de los dichos populares para combatir situaciones específicas como “un bolillo para el susto”.

El día de hoy nos preguntamos si la tortilla de maíz o el bolillo es mejor para tu salud.

Si bien no pretendemos crear animosidad entre ambos alimentos, compararemos sus características y beneficios para que tú decidas cuál es el más saludable para ti. Después de todo, ambos pueden formar parte de una dieta balanceada y son absolutamente deliciosos.

Una tortilla de maíz o un bolillo, ¿cuál es más saludable?

Tortilla de maíz

La tortilla de maíz es un alimento que en México se hace a partir de maíz nixtamalizado; como lo define el diccionario gastronómico de Larousse Cocina, es un disco plano de masa cocida de nixtamal. El grano proporciona nutrientes que favorecen una dieta saludable gracias a su proceso de nixtamalización, en donde se convierte en masa y sufre cambios fundamentales.

La Secretaría de Salud informa que la nixtamalización es un proceso sagrado para muchos, ya que en su desarrollo, el maíz se convierte en un alimento benéfico para el organismo.

  • El grano de maíz es pobre en niacina y calcio; el remojo en agua con cal le adiciona dichos elementos. Eduardo Montesinos Rivera, especialista de la Facultad de Odontología de la UNAM, explicó que el calcio en las tortillas de maíz, aporta hasta el 50% de la ingesta diaria de calcio recomendada.
  • Se suaviza la cáscara y el grano, lo que hace al maíz un alimento más fácil de digerir.
  • En el proceso, mueren hongos dañinos para la salud.
  • Contiene magnesio, fósforo, potasio, y las vitaminas A, C, D, E, B1 y B2.
  • Previenen enfermedades como la pelagra, el raquitismo y el cáncer de hígado.
  • Es baja en calorías. Una tortilla, dependiendo el tipo de maíz y el tamaño, aporta aproximadamente entre 23 y 64 calorías.
  • Según la Asociación de Consumidores Orgánicos, la tortilla de maíz nixtamalizada es libre de gluten, lo que la convierte en una excelente alternativa para las personas intolerantes al gluten o celíacas.

En su consumo, se recomienda no freírlas y siempre acompañarlas con proteínas y verduras.

Bolillo

La Coordinación de Nutrición del Centro de Desarrollo Infantil (CENDI) de CU y la UNAM, informa que el bolillo es un pan tradicional mexicano, crujiente por fuera y suave por dentro. Está compuesto por 4 ingredientes principales: harina de trigo, levadura, agua y sal.

Según la UNAM, las calorías que aporta son principalmente carbohidratos y se encuentra en el grupo de alimentos de los cereales. Entre sus propiedades encontramos lo siguiente:

  • Según el Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes, una pieza de 60 gramos contiene 183 calorías, 5.7 gramos de proteína, 39 gramos de carbohidratos y 341.4 mg de sodio. Según estos datos, comer un bolillo equivale a comerse 3 tortillas de maíz.
  • Posee mayormente hidratos de carbono, por lo que aporta energía a nuestros músculos y cerebro.
  • La harina de trigo contiene almidón, agua y aporta minerales y vitaminas, pero según Healthline, no son sufientes. Asimismo, la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios reporta que, a diferencia de la harina refinada (de la que están hechos la mayoría de los bolillos), la harina de trigo integral resulta excelente opción al brindar altas porciones de fibra, ya que en su proceso el trigo conserva todas sus propiedades como la vitamina E, ácidos grasos esenciales y minerales como el potasio, el magnesio, hierro y zinc. Por ello, sería una buena opción para el bolillo.

Finalmente, el consumo de tortilla o bolillo, se debe realizar de acuerdo a la cantidad de energía gastada al día de cada persona. Ninguno de los dos es malo, ambos tienen ventajas y desventajas; sin embargo, es importante no excederse y consumir todos los grupos alimenticios.

Deja un comentario