Pensar distinto y resolver

38

Esfera Pública

Hace un par de meses, la Secretaría de Fomento Económico del Ayuntamiento de Morelia, además de un grupo de emprendedoras de la capital michoacana me solicitaron un taller para la adquisición de habilidades; por cierto, las habilidades que me solicitaron suelen ser inexistentes en aquellos individuos que no desarrollan la autocrítica.

Fomento Económico me solicitó un taller para integrarse y funcionar mejor, o sea, como un equipo ganador. Y el grupo de emprendedoras de Morelia me pidió herramientas para desarrollar más habilidades blandas.

Después de pensar una semana en algo novedoso, el taller que les ofrecí tuvo que ver con “aprender a utilizar los pensamientos lateral, paralelo y creativo para crecer como personas y para fortalecerse como equipo de trabajo”.

Los talleres los impartí ya la semana anterior, con muy buenos resultados, de ahí que decidiera platicarles de qué tratan estos dos modelos de pensamiento.

Los seres humanos que vivimos en occidente estamos acostumbrados a usar el pensamiento lineal o vertical, para observar fenómenos y resolver problemas. Es decir, solemos analizar, enjuiciar y discutir fenómenos y problemas y vamos aterrizando conclusiones e ideas.

El problema con esto, es que casi siempre nos trabamos en el debate y la discusión y la razón es, el ego de las personas. De manera diferente, los pensamientos lateral y creativo, nos enseñan a observar y comprender los fenómenos y los problemas de manera muy distinta.

Es decir, a través de herramientas individuales que nos permiten ver y pensar en diversas opciones de resolución, las cuales se aplican sin hacer juicios y mucho menos discutir o debatir con los demás de manera infructuosa.

Los objetivos que estos dos tipos de pensamiento logran, es que las personas desarrollan o descubren que tienen mayores potencialidades como seres humanos, y los equipos de trabajo suelen integrarse y fluir de mejor manera, porque sus integrantes se fortalecen y no se traban en discusiones en donde el ego es el actor principal.

Desde luego que estos tipos de pensamiento son muy funcionales y en un país como México, hoy se hacen necesarios para abordar problemas desde diversas perspectivas que van más allá de las que ofrece el pensamiento lineal que suele aplicar un sentido de crítica, -importante sin duda-, pero en ocasiones se convierte en la piedra que detiene el andar de una persona o de los equipos de trabajo porque siempre es más fácil mirar problemas en donde se deberían observar soluciones.

Bien, en esencia de esto tratan los pensamientos lateral y creativo, con los cuales se puede pensar fuera de la caja y resolver las circunstancias de la vida cotidiana.

*El autor es consultor, tiene estudios de maestría en Neuromarketing y diplomados en Desarrollo de Habilidades Directivas y en Desarrollo de Capital Humano.

Deja un comentario