Washington, Estados Unidos

Luego de que un juez de Estados Unidos levantara una restricción migratoria, unos 600 venezolanos que permanecían en un campamento al borde del río Bravo, en la mexicana Ciudad Juárez (norte), cruzaron la frontera de ese país para pedir asilo.

Los venezolanos dejaron el miércoles las carpas que ocupaban desde fines de octubre y pasaron el río “para entregarse a la patrulla fronteriza” estadounidense, reportó el gobierno de Ciudad Juárez en un comunicado.

La partida de los venezolanos se registró luego de que el pasado martes el juez estadounidense Emmet Sullivan dictaminó que el Título 42, aplicado desde el gobierno de Donald Trump como medida anticovid, se usó contra los migrantes de manera “arbitraria y caprichosa” para bloquear sus solicitudes de asilo.

La sentencia de anulación de esta ley entrará en vigor el 21 de diciembre a medianoche.

Desde enero y hasta el 22 de septiembre pasado, las autoridades fronterizas de Estados Unidos han interceptado a 2,3 millones de migrantes entre los que figuran muchos venezolanos. La gran mayoría fueron rechazados en virtud del Título 42.

Deja un comentario