Reforma Electoral para dummies

30

Transformando

El tema que actualmente deberíamos entender todos los mexicanos se llama “reforma electoral”, no porque la vayamos a votar, sino para ser conscientes de dónde estamos y a dónde llegaríamos en caso de que se apruebe; de hecho, conocerla debería ser parte de la reforma, ya que nos ayudaría a generar una mayor madurez democrática.

Me refiero a que tengamos claridad de este momento histórico, dónde cambiará nuestra democracia, para bien o para mal, eso lo juzgará usted después de que analicemos los principales cambios propuestos por el presidente López Obrador.

Nota: También podría ser un manual para que algunos diputados la entiendan, antes de votarla.

1) Cambio de nombre del INE al INEC, (Instituto Electoral y de Consultas), esta propuesta es irrelevante, las consultas populares ya están previstas en el artículo 35 constitucional, con las excepciones en temas electorales, de gasto público y seguridad, entre otras. No sería la primera vez que se le cambia el nombre, ya que antes de ser INE, fue IFE (Instituto Federal Electoral).

2) El presidente propone eliminar los legisladores plurinominales, reemplazándolos por diputados de listas de representación proporcional, le dará más poder a los dirigentes de los partidos que serán quienes generen esas listas; mejor deberían prohibir que los diputados cambien de bancada, ya que llegaron a ese cargo por el partido que representan, si no están de acuerdo, que renuncien, pero no se lleven parte del partido con ellos por un beneficio personal, de esta forma no veríamos cambios de bancada a algunos diputados “abaratados”, justo antes de una votación importante, además de que los plurinominales no deberían ser los “listados” sino los perdedores pero que sí hicieron campaña.

3) Disminuir los senadores y diputados federales eliminaría el gasto y burocracia, sin embargo, debe cuidarse que se mantenga la representación proporcional de los estados, no considero que afecte a los congresos locales la disminución de diputados, ya que hemos visto que se convierte en el pago de favores o el botín de los dirigentes locales. Entre más reducido el órgano representativo, menos opciones para la pluralidad.

4) Disminuir el financiamiento a los partidos y darle dinero únicamente en la elección, esto haría que los partidos estuvieran mas cerca de la gente para obtener financiamiento, tal como sucede en democracias como la de Estados Unidos, y los candidatos busquen financiamiento, sin embargo, es necesario reforzar la fiscalización y sanciones, ya que abre la puerta al financiamiento de procedencia dudosa y lavado de dinero, considero que no estamos listos para hacer este cambio sin fortalecer la fiscalización.

5) Proponer una lista de 20 ciudadanos por cada poder (ejecutivo, legislativo y judicial) para contender por el cargo de consejeros y magistrados, esto ya sucede en Bolivia y da ventaja al partido que controla el Congreso y al partido del ejecutivo, es decir del presidente, lo cual quitaría la autonomía del Tribunal Electoral y del INE.

6) Elección popular de consejeros y árbitros electorales no traería beneficio, ya que, para poder darse a conocer, los mexicanos que aspiren a este cargo tendrán como opción acercarse a un partido político o al financiamiento privado, por lo cual, generarían un compromiso que les quitaría la imparcialidad y no ayudaría en la fiscalización, ya que tendrían conflicto de interés al ser posiblemente jueces de quien los impulsó a llegar.

7) Disminuir del 40% al 33% la participación en una consulta popular para que sea vinculante, seguramente esto es motivado de los bajos resultados de participación de las consultas realizadas por el presidente de la República, podría ser dependiendo el tema, por ejemplo, destituir al presidente de la República con la participación de una minoría, sin duda nos generaría inestabilidad política en el país.

8) Disminuir de 40 a 30 minutos el tiempo diario de propaganda, solo beneficiaría al partido en el gobierno, ya que mermaría el tiempo de exposición que tienen los partidos de oposición.

9) Eliminar los organismos locales y tribunales estatales, sería positivo, ya que en algunos casos tenemos doble sistema, sin embargo, no estamos listos para que los tribunales federales y el INE se encarguen al 100% de las elecciones y controversias y menos con la reducción de financiamiento que tienen actualmente.

10) Disminuir las restricciones en la propaganda electoral, actualmente con las redes sociales y con la impunidad en la que se manejan los políticos, incluyendo al presidente, que constantemente las violan, hace irrelevante que existan restricciones, o se eliminan o se fortalece su castigo, pero no puede continuar en la impunidad.

En resumen, es evidente que no tenemos el mejor sistema democrático del mundo y que nuestras leyes electorales deben evolucionar y adaptarse a la realidad del México en un mundo globalizado, sin embargo, debemos reconocer la fortaleza de nuestro Instituto Nacional Electoral, que ha dado paso a las alternancias políticas, incluyendo la que tiene a Morena en la Presidencia de la República y gobernando la mayoría de los estados, casi todo el país gobernado por un solo partido, igual que en los años dorados del PRI.

Hoy más que nunca necesitamos organismos independientes que garanticen equilibrios y eviten que este país caiga en las manos de la ambición de quien no sabe manejar el poder y quiere “tomar todo”.

A menos de 2 años de una elección presidencial, no es conveniente el cambio del organizador y árbitro electoral, primero hay que fortalecer la fiscalización, participación ciudadana, entre otros, y una vez fortalecida poder evolucionar nuestro sistema electoral.

Reconocer que los fraudes electorales no vienen del INE ni del Tribunal Electoral, sino de los partidos y políticos que por medio del acarreo y compra de votos, buscan mantener el negocio millonario de controlar un partido político.

Por ejemplo, si hace un par de años los integrantes del Tribunal Electoral ya hubieran sido propuestos por el presidente o la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados, sin duda Salgado Macedonio sería el gobernador de Guerrero.

Insisto ¡Es tiempo de los ciudadanos!, libres y autónomos e independientes.

Abelardo Pérez Estrada
@abeperez
Empresario, analista político, Expresidente CANACINTRA

Deja un comentario