Morelia, Michoacán

Kareli confiesa que nunca se había sumergido en las aguas de la política. Estaba dedicada a su hogar, era ama de casa, pero de pronto su vida dio un giro y se convirtió, de golpe, en presidenta municipal de su pueblo, Penjamillo.

Llegó al poder luego de que el edil electo, Gilberto Mejía, fuera levantado por hombres armados y desaparecido desde junio del 2021, sin que a la fecha se sepa de su paradero.

Los criminales, que también han asesinado a 13 presidentes municipales en funciones, del 2005 a la fecha en Michoacán, a él ni siquiera lo dejaron tomar posesión. Lo desaparecieron apenas ganó las elecciones.

Kareli del Río Carranza confiesa que ella también recibió amenazas de muerte, incluida una donde le hicieron llegar una extremidad humana, pero hasta la fecha ha resistido. En septiembre cumplió un año en el poder, aunque en últimas fechas la delincuencia hizo huir a cuatro regidoras y a la síndica. Ellas también fueron amagadas y golpeadas.

Lamento mucho lo que les está pasando a mis compañeras (…) Quiero aclarar que soy totalmente ajena a la situación; yo también soy víctima de la violencia que en nuestro municipio lamentablemente está presente desde los hechos acontecidos con nuestro presidente electo, el señor Gilberto Mejía”, dice en entrevista con Los Demonios Sueltos, de Primera Plana MX.

  • ¿Nos está diciendo que usted también está amenazada y ha sido víctima de agresiones?

Cuando levantan al señor Gilberto Mejía, a mí me hacen llegar un mensaje donde me decían ‘tienes 24 horas para renunciar’. Puse una denuncia ante la Fiscalía de La Piedad, ellos me canalizaron a la Fiscalía del Estado y me brindaron medidas cautelares. Están conmigo, desde ese entonces. En un principio me asignaron seis escoltas por parte del estado, pero actualmente nada más cuento con dos.

Quince días antes de tomar el reto de la responsabilidad más grande que he asumido, me mandan una extremidad del cuerpo con un mensaje donde me dicen que nos van a entregar a nuestros familiares de esa misma manera, si llegamos a tomar posesión de la Presidencia. Es por eso que hasta el día de hoy continuó con la medida cautelar.

  • ¿No se ha arrepentido de tomar el cargo?

Muchas veces, pero también adquirí una responsabilidad. Se perdieron vidas humanas. Creo firmemente en el proyecto que el señor Gilberto Mejía me invitó a hacer parte y fue mi mayor motivación para seguir firme, para continuar, con la esperanza de que él algún día regrese y yo poderle ceder su lugar.

Con usted en esta situación, sus regidoras y la síndica fuera del municipio, podría decirse que no hay gobierno actualmente en Penjamillo, ¿cómo se está sorteando eso?

Tuvimos una reunión con la presidenta del Congreso para ponerla al tanto porque sí, es un estado crítico el que estamos atravesando como gobierno en Penjamillo.

  • ¿Por qué considera que la delincuencia ha puesto particular atención e interés en Penjamillo?

Queremos pensar que es porque somos la frontera de estos estados (Jalisco y Guanajuato), pudiera ser que sea por eso.

  • ¿La delincuencia la ha presionado para colocar a funcionarios en áreas del Ayuntamiento?

No, no. Las personas que están dentro del ayuntamiento formaron parte del equipo que ayudó al presidente electo a llegar a su triunfo.

  • ¿Se ha puesto usted un plazo para que el alcalde electo aparezca y, si no, retirarse?

No lo había pensado así. Tengo la esperanza de que regresará, quiero creer eso porque sería lo mejor para nuestro municipio, para nuestro equipo. Todos los compañeros que en ese momento decidimos, aún y a pesar de todo lo que tuvimos que afrontar, fue por la circunstancia de que todos decidimos instalar Cabildo, tomar Presidencia, porque tuvimos esa misma esperanza todos.

  • La amenaza que le dejaron junto con una extremidad, ¿fue por escrito?, ¿lo denunció usted?

Fue por escrito. Y sí, hay una carpeta en Fiscalía, donde están todas esas denuncias. Incluso, en la amenaza donde mandan la extremidad, en primera plana va mi nombre y después toda la planilla, regidores, síndica, todos, pero más enfática, orientada hacia mi persona.

¿Qué le dice su familia?

Mi familia me dice que ya, hasta aquí, que deje esto, que me retire. Yo vivo con mi hijo, mi mamá y mi papá, que ya son personas mayores.

Deja un comentario