Morelia, Michoacán

Lo que prometía ser una manifestación llena de reclamos de adultos mayores, en su mayoría, en contra del gobierno de Alfonso Martínez, se convirtió en un acto donde el jefe de la comuna fue reconocido por el trato respetuoso que les brindó a los quejosos y por su promesa de encontrar una solución a sus problemas.

“Nunca nos habían tratado así antes”, afirmó una de las mujeres que integran el movimiento de jubilados del ayuntamiento de Morelia, que decidieron salir a reclamar por las afectaciones en sus ingresos, luego que el gobierno de Raúl Morón les tumbara prestaciones y les restringiera el monto de sus pensiones.

Alfonso Martínez con jubilados del ayuntamiento de Morelia.

El grupo de hombres y mujeres esperaba en cabildo el arribo de Martínez Alcázar; estaban, evidentemente, molestos. Pensaban irrumpir la sesión ordinaria de cabildo convocada; el regidor de Morena, Miguel Ángel Villegas intentó “incentivarlos” al reclamo. No le funcionó.

Alfonso Martínez ingresó por el portón principal de acceso al salón de Cabildo. Fue directo, a diferencia de su costumbre de arribar por la puerta que conecta a la sala con su despacho en el edificio de Allende; iba acompañado de Yankel Benítez, el secretario del Ayuntamiento, a quien luego le delegó y confió atender y buscar soluciones.

Los jubilados no esperaban al alcalde y menos que supiera a qué iban. Los saludó de mano a casi todos, les pidió disculpas por un problema que él no generó, pero que él sí buscaría resolver con su gente. La vena política ganó, desarticulando el conflicto en esos minutos, al escuchar y atender a los exempleados municipales.

“Hace un par de años, quizá con una dosis de insensibilidad les retiraron algunos apoyos y, además, en plena pandemia, lo cual es muy injusto, porque quiero decirles, hubo repartición de bonos para funcionarios y retiro de apoyos a personas como ustedes, que dieron la vida por esta institución, que trabajaron muchos años en el municipio”, les dijo en su mensaje.

Le pidió entonces a Yankel que revisara qué prestaciones les retiraron porque, “ustedes hicieron mucho por el municipio y el municipio tiene que hacer algo por ustedes”.

El enojo de los hombres y las mujeres que dedicaron décadas a servir a Morelia, se disipó lentamente y le abrió el camino al aplauso y a la gratitud; a la esperanza de que les entreguen lo que por derecho les corresponde.

Deja un comentario