Filadelfia, Estados Unidos

Una disculpa por los experimentos médicos que se realizaron, principalmente, utilizando a reclusos negros en la prisión de Holmesburg, entre las décadas de 1950 y 1970, fue dada a conocer por la ciudad de Filadelfia.

​La medida se produce después de que activistas comunitarios y las familias de algunos presos afectados plantearon la necesidad de una disculpa formal.

La ciudad le permitió al doctor Albert Kligman, investigador de la Universidad de Pensilvania, realizar experimentos dermatológicos, bioquímicos y farmacéuticos con unos 300 reclusos, a quienes se expuso intencionalmente a virus, hongos, asbesto y sustancias químicas como la dioxina, un componente del Agente Naranja. 

La gran mayoría de los experimentos de Kligman se llevaron a cabo en hombres de raza negra, muchos de los cuales estaban a la espera de juicio o intentaban ahorrar para pagar una fianza.

Kligman, precursor del tratamiento con Retin-A para combatir el acné y las arrugas, falleció en 2010.

Muchos de los exreclusos quedaron con cicatrices y problemas de salud de por vida debido a los experimentos.

El alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, dijo en la disculpa que los experimentos explotaron a la población vulnerable y que las consecuencias del racismo médico se han extendido por generaciones.

“Sin pretextos, ofrecemos una disculpa formal y oficial a aquellas personas que fueron sometidas a este horrendo e inhumano abuso”, escribió Kenney.

Deja un comentario