Morelia, Michoacán

Aún no se determina la cantidad de estudiantes adscritos a escuelas afectadas por los sismos de los pasados 19 y 22 de septiembre que deberán recibir clases en carpas o aulas móviles que, enviadas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en tanto se llevan a cabo las reparaciones de sus planteles.

La titular de la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), Yarabí Ávila González, mencionó que se prevé que estas carpas serán ocupadas por alumnos de planteles de niveles preescolar y primaria, principalmente, aunque también se identifican algunas secundarias.

La cifra de estudiantes sin posibilidad de asistir a clases en sus centros educativos estará en función del dictamen que la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) hará de los inmuebles reportados como con perjuicios.

Esto, debido a que se tienen escuelas sin daños graves; planteles sin daños aparentes, pero donde los profesores y padres de familia demandan la revisión de las condiciones de seguridad estructural, y centros que tienen afectaciones no relacionadas con los sismos.

Ávila González señaló que las carpas serían enviadas a Michoacán esta semana, para el siguiente lunes comenzar las actividades académicas en estas instalaciones alternativas.

Además, indicó que otra opción será que los docentes retornen a las clases a distancia, no en línea, sino mediante trabajos o tareas que los alumnos realicen en sus hogares para luego ser evaluados por sus maestros.

Fueron más de 400 las escuelas reportadas con daños derivados por los sismos de los pasados 19 y 22 de septiembre en la entidad, las cuales deberán ser evaluadas por la SCOP para determinar el alcance y la magnitud de las afectaciones.

Deja un comentario