Akelarre

Mientras en países como Italia y España eligen partidos de ideología extrema, en América latina hacia liderazgos mesiánicos y caudillistas, e incluso en EUA siguen pagando las consecuencias de elegir a un personaje intransigente pero popular; con costo a todo el continente en materia económica, en libertades y acceso a la justicia.

En Italia han votado y elegido hace pocos días a una mujer de extrema derecha con políticas restrictivas. Recordamos con insistencia que ser mujer no garantiza tener conciencia de género y mucho menos que llegue una aliada de nuestra agenda en beneficio de todas las mujeres que han arribado al poder y que no han sido ni mucho menos aliadas o comprometidas con su género.

La llegada de Giorgia Meloni como la primera mujer Primer Ministro de Italia, promovida por grupos de extrema derecha, vinculados al Fascismo rancio europeo, nos aclara que el patriarcado está dispuesto a lo que sea con tal de permanecer, recuperar o arrebatar el Poder.

Pero ¡cuidado! Esto no significa que la izquierda o los gobiernos progresistas latinoamericanos sean una solución al problema de la violencia contra las mujeres, tenemos sendas pruebas en la historia.

“Tal como la religión patriarcal, el capitalismo es otro dispositivo sociocultural del patriarcado, y por ello se estructuran retroalimentándose en la socialización de la dominación masculina y la receptividad femenina. Entonces, viene lo que dijimos sobre el feminicidio estatal de Irán: acabar con la religión o acabar con el capitalismo no elimina el patriarcado, como repiten los ateos y la izquierda”.

Si hemos analizado modelos de gobierno en la historia de la humanidad, ha sido oriente, en el Egipto pre-Romanos. Donde hubo más libertades y movilidad de las mujeres en niveles de auténtica paridad, asimismo en algunos pueblos de América pre colombina y Africa pre colonial. Seguro tanto “pre” te dice algo.

Ha dicho con gran experiencia y estudio en el tema; Rita Segato “Cuerpo de mujer no garantiza conciencia de género”.

Y el gran problema de tener llenando los espacios que se consiguieron con la lucha feminista a mujeres que no tienen la consciencia, el compromiso ni la agenda de los derechos de las mujeres. Pone como ejemplo a Margaret Thatcher y el gran retroceso que significó para las mujeres y las luchas sociales de su tiempo.

Mientras tanto, a pesar de las dificultades y del auténtico terrorismo misógino en los países árabes y musulmanes radicales; es justo ahí, bajo fuego, donde las mujeres nos ponen el ejemplo quemando sus velos y poniendo en riesgo la propia vida para la libertad de las demás.

La Primavera Violeta viene de oriente y en todo el mundo a las demás nos corresponde apoyar, alzar la voz y vigilar que la comunidad internacional sirva para lo que se creo. ¡Que se proteja el derecho de las mujeres en todo el mundo a vivir dignamente! En la lucha impostergable de la humanidad, todas somos necesarias.

Déjame saber qué piensas, escríbeme en mis redes sociales; Omega Vázquez Oficial.
Twitter @omegavzquez

Deja un comentario