Morelia, Michoacán

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo tener asegurado el cielo cuando muera, porque al infierno solo iría para ver cuántos de sus adversarios llegan.

Hizo esta declaración durante su conferencia matutina de este martes, cuando hablaba de que, en su retiro de la política, irá a vivir a una quinta que tiene en Tabasco.

“Tengo 13 mil metros cuadrados. Es una quinta, y ya es de mis hijos, pero hay una cláusula donde (se estipula que) yo puedo vivir ahí hasta que me vaya al cielo, porque solo me gustaría ir al infierno para ver a cuántos falsarios me encuentro por allá”, expresó.

El mandatario mexicano volvió a declararse enemigo de la corrupción y del saqueo.

“Yo no vine aquí a robar ni abusar del cargo. Yo sigo sin tener bienes. Lo que tengo es lo que heredé de mi familia en Palenque, que es una quinta, porque también dicen ‘se va a ir a su rancho’, no, el rancho, cuando menos, son 20, 30, 40 hectáreas y pueden ser hasta mil hectáreas”, explicó.

En otros momentos, López Obrador ha afirmado que, después de dejar el cargo en el año 2024, no volverá a participar en ninguna actividad política.

El tabasqueño ha dicho que dedicará su tiempo a leer y a escribir, y que no aceptará invitaciones para ocupar algún otro cargo público, ni tampoco propuestas para dar alguna conferencia en universidades.

Deja un comentario