Ciudad de México

Unas vallas metálicas de más de 3 metros de altura han sido instaladas para proteger al Palacio Nacional de posibles ataques durante la manifestación por el octavo aniversario de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa que se realizará esta tarde.

El Gabinete de  Seguridad tomó la decisión de blindar el recinto histórico ante la información de posible ataques de bombas molotov de los participantes en la marcha.

El pasado viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, reveló que tenía información de que en la marcha por los ocho años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa había grupos de “supuestos defensores de derechos humanos y feministas” que se estaban preparando con bombas molotov y piedras. 

Deja un comentario