Foto: ACG

Morelia, Michoacán

A dos años de que se reportara la desaparición de Jessica González Villaseñor, quien apareció sin vida días después, su hermano Cristo, encabezó una manifestación en el Centro Histórico de Morelia, acompañado por amigos, familiares, y activistas feministas.

“Es importante decir que Michoacán es un estado feminicida”, dijo Cristo González a los medios de comunicación.

Foto: ACG

Recordó que hace dos años, el 21 de septiembre de 2020, fue encontrado el cuerpo de su hermana, quien murió por causa de múltiples golpes. Desde entonces, señaló, él y su familia han presionado a la fiscalía encargada de feminicidios para que se resuelva el caso, pues están convencidos de que el acusado, Diego Urik, es el responsable.

El caso fue altamente mediático, pues los familiares de la joven docente acudieron a los medios de comunicación desde el día de su desaparición, emprendieron movilizaciones y fueron acompañados por colectivos feministas.

Impactó el grado de violencia del que fue víctima, así como que se trataba de una mujer muy joven, maestra de preescolar, mientras que su presunto homicida es también muy joven, en ese entonces tenía apenas 18 años, y en un primer momento intentó evadir a la justicia, pero terminó por entregarse a las autoridades.

Foto: ACG

Agregó que la movilización emprendida este domingo no es únicamente a nombre de su hermana, sino también de todas las víctimas de feminicidio y de desaparición forzada, pues asegura que se revictimiza a los familiares desde el momento en que acuden a denunciar:

“Es exigir justicia, no solamente por mi hermana, no nos la van a devolver, pero son un recordatorio de que no solamente es el caso de Jesssica, sino son muchos los que quedan ahí, los han abadonado y no han tenido la dignidad de investigar”, expresó.

Hace unos meses, la madre de Cristo y Jessica, Verónica Villaseñor, acudió al Congreso del Estado a presentar una iniciativa para que la pena por feminicidio sea prisión de por vida.

Deja un comentario