Foto: ACG

Apatzingán, Michoacán

Para el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, el sismo de 7.7 grados ocurrido ayer, con epicentro en Michoacán, tuvo un impacto menor considerando la magnitud del fenómeno.

“Hay que decirlo, creo que corrimos con suerte; la naturaleza fue benévola. Un sismo de 7.7 grados es considerable, pero la Costa michoacana está fuerte, unida y de pie, y también Coalcomán. Eso nos da mucho ánimo”, declaró en conferencia de prensa desde Apatzingán.

Foto: ACG

El mandatario estatal informó que continúan las labores de evaluación sobre los daños, teniendo como saldo preliminar más de 3 mil viviendas afectadas -398 colapsadas-, 26 centros de salud también con secuelas, al igual que 89 planteles educativos de todos los niveles, los cuales presentan daños por el temblor.

“El impacto del sismo fue menor al que se pensaba. Los daños en la infraestructura, tanto pública como privada, se van a atender”, destacó el gobernador.

Acompañado de diversos funcionarios y mandos del Ejército, Guardia Nacional y Guardia Civil Estatal, así como de otras corporaciones que participan en las labores de atención a la población afectada, Bedolla dijo que el Hospital de Maruata fue evacuado desde ayer debido al daño estructural que presenta.

Foto: Cortesía

Además, reiteró que, pese a la intensidad del sismo –el de mayor magnitud después del terremoto de 8.1 grados, ocurrido en 1985-, la entidad no registró personas fallecidas.

“No tuvimos afortunadamente nada qué lamentar en cuanto a pérdida de vidas humanas, sólo daños materiales”, expresó.

Deja un comentario