Morelia, Michoacán

El pasado 19 de septiembre de 2017, un sismo de magnitud 7.1 se registró en México, y Michoacán no fue excepción, lo que reavivó los reclamos y los debates en torno de la necesidad de contar con una red de alerta sísmica estatal y actualización de las normas de construcción en una entidad que se encuentra en la zona conocida como Cinturón de Fuego, caracterizada por su elevada actividad telúrica.

No obstante, en los siguientes 4 años no se hizo “nada”, aseveró el director de Protección Civil y Bomberos estatal, Jorge Romero Alvarado.

“No se hizo nada, así, contundente, hay que trabajar”, reiteró Jorge Romero.

Foto: ACG

Señaló que en el último año ha trabajado para la gestión de alertas sísmicas en el estado, ya que públicas sólo existen de 200 a 250, sin que se tenga la seguridad de que todas están en buenas condiciones, además de equipos privados.

También se pretende revisar y actualizar los reglamentos de construcción, que suman cerca de 30 años sin una evaluación de los procedimientos y materiales para la edificación de inmuebles en áreas susceptibles a la actividad sísmica.

Agregó que la meta es lograr, en 2023, contar con un sistema de alertas sísmicas en Michoacán similar al que se observa en Ciudad de México, que abarque al menos las ciudades más grandes, como Morelia, Uruapan, Zitácuaro, Lázaro Cárdenas y Zamora.

Sin embargo, insistió en que el proyecto está aún en fase de gestión, sin una fecha para su implementación y sin un presupuesto definido para su concreción.

Deja un comentario