Londres, Gran Bretaña

Isabel II, fallecida a los 96 años, tras 70 años de histórico reinado, fue honrada solemnemente este lunes en un funeral de Estado en la Abadía de Westminster, en Londres, en presencia de unos 500 dignatarios de todo el mundo, antes de ser enterrada en privado en el castillo de Windsor en las cercanías de la capital.

A las 11:00 horas, tiempo de Londres, el ataúd con el cuerpo de la monarca británica fue trasladado en un carruaje estatal, como ha sido tradición en la familia, a la Abadía de Westminster desde la Capilla Ardiente, donde permaneció por cuatro días para que los dolientes se pudieran despedir de la reina.

Entre música solemne, el féretro cubierto por el estandarte real, su corona y cetro, así como un par de arreglos flores llegó a la Abadía de Westminster. La corona, informó la familia real, fue adornada con follaje de romero, roble inglés y mirto, a petición del rey Carlos III. 

El líder espiritual de la iglesia anglicana, el arzobispo de Canterbury Justin Welby, elogió la vida de deber y servicio de la reina Isabel II en el funeral de Estado por la monarca británica más longeva.

“Las personas que aman servir son infrecuentes en cualquier ámbito de la vida. Los líderes que aman servir son aún más infrecuentes. Pero en todos los casos, aquellos que sirven serán amados y recordados, mientras que quienes se aferran al poder y los privilegios son olvidados”, afirmó en su sermón fúnebre. 

El féretro volvió a colocarse en el carruaje de armas estatal, luego de la ceremonia en la Abadía de Westminster, para ser tras trasladado en una procesión que recorrió el centro de Londres hasta el Arco de Wellington y, de ahí, fueron llevados al castillo de Windsor, donde será enterrada junto a su marido, el duque de Edimburgo.

Antes, habrá otro oficio religioso, familiar y privada, en la Capilla San Jorge en Windsor con solo 800 personas.

Miles de londinenses estuvieron presentes para dar el último adiós a la monarca luego de 70 años de reinado. La tristeza de los presentes fue clara.

Deja un comentario