TRANSFORMANDO

Hace unos días, entregaron en el Congreso de la Unión la propuesta de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el año 2023, el cual proyecta un gasto de casi 8.3 billones de pesos con un incremento de 11.6% respecto al presupuesto 2022.

En congruencia con lo que ha venido haciendo el presidente Andrés Manuel los últimos años, el principal enfoque irá a programas sociales y sus proyectos estratégicos de infraestructura, lo que significa que el AIFA pasará a segundo término y el enfoque será el Tren Maya, porque digan lo que digan, lo va a inaugurar el siguiente año.

Desde hoy digo que no serán los mil 554 kilómetros de vía férrea, 14 paraderos y 21 estaciones, seguramente será como el AIFA sin vuelos o Dos Bocas sin refinar, pero de que lo inaugurará lo inaugurará.

Volviendo al presupuesto, hace unos días, desayunando con una columnista famosa, hablando del tema, me preguntó ¿y sí le entiendes?, lo cual me hizo replantear esta columna y hacerla bajo la metodología de los últimos 25 años, que hago y reviso presupuestos de ingresos y egresos en las empresas que he colaborado.

Una metodología lógica y sencilla para hacer un presupuesto debe contemplar varios aspectos.

• Supuestos: en la iniciativa privada, ventas proyectadas, riesgos como competencia, % de crecimiento % de rentabilidad, costos, etc., en la administración pública, debe ser inflación, PIB, ingresos por petróleo, recaudación, entre otros.
o El PEF 2023 supone un incremento de recaudación de impuestos de 17%, sin tomar en cuenta una economía que cuando mucho crecerá 2% y que más del 50% de los empleos recuperados en este año son informales.
o Estima que el crecimiento del PIB será del 3%, lo cual se ve difícil, ya que este año se estima cerrar en 1.6%.
o También consideran que los ingresos de PEMEX serán de 826 mil millones dando de utilidad al fondo mexicano del petróleo casi 500 mil millones, lo cual es irreal tomando en cuenta las deudas de la paraestatal.
o Inflación: que este año es superior al 8%, la cual no se ha podido controlar y mucho menos disminuir, y para el 2023 suponen estará en menos de la mitad de este año, es decir en 3.2%.
o La tasa de interés anual la estiman en 8.5%, lo cual se ve complicado, ya que la FED en Estados Unidos anunció que la mantendrá elevada hasta bajar la inflación en ese país al 3%, algunos analistas calculan que la tasa en nuestro país a finales de marzo de 2023 estará cercana al 10%.

• Ingresos: que en la iniciativa privada se simplifica a ventas o ingreso de ventas de activos, préstamos y en la administración pública, a recaudación, ingresos por paraestatales, endeudamiento, entre otros.
o Tomando en cuenta los números alegres de los supuestos anteriores, difícilmente el país tendrá los ingresos necesarios para hacer frente a lo que quiere gastar.

• Egresos: en la IP se considera costo, gastos, pago de pasivos e inversión para crecimiento, en la administración pública se deben considerar los servicios, programas sociales, obras de infraestructura, pero todo enfocado a elevar la calidad de vida de los ciudadanos, educación, salud, empleo, seguridad.

En resumen, un buen presupuesto debe estar basado en buenos supuestos, de lo contrario se corre el riesgo de gastar más de lo que ingresa, cuya única opción es la deuda y ser eficaces con cada peso gastado para garantizar que genere crecimiento o mejora en los gobernados.

Aun con los números alegres del PEF 2023, se estima un déficit público de 1.1 billones de pesos, más del 13% de los 8.3 billones presupuestados y mayor al incremento que consideran para este año, de no cambiar los egresos que proyectan, la única salida es incremento de impuestos o endeudamiento.

Finalmente, eliminando pensamiento político y siendo prácticos, este presupuesto considera seguir dando dinero a los programas sociales, lo cual he mencionado que son buenos, siempre y cuando tengan una estrategia de generación de empleos, para que dejen de ser programas asistenciales y populistas, desafortunadamente en este momento sólo son populistas.

En infraestructura, se debe considerar tener las obras que mejoren comunicación, transporte, etc., para ser atractivos inversionistas nacionales y extranjeros y así dinamizar la generación de empleo, lo cual no ha funcionado, ya que en los últimos años hemos generado como país, incertidumbre, controversias y como resultado vemos que del 4% de las exportaciones que perdió China con USA, Vietnam cubrió más del 2% y nosotros que lo tenemos de vecino únicamente 5%.

En resumen, el PEF 2023 es lo mismo, pero más caro que el PEF 2022.

Insisto ¡Es tiempo de los ciudadanos!

Abelardo Pérez Estrada

@abeperez

Empresario, analista político, Expresidente CANACINTRA

Deja un comentario