‘Se me fue Diego’: padrastro al fin declara como testigo en caso Jessica

666

Humberto Castillo Mercado – Morelia,Michoacán

Finalmente, el padrastro de Diego Urik, acusado del feminicidio de Jessica González, acudió voluntariamente a declarar luego de haberse rehusado en varias ocasiones y recurrir al amparo, sin embargo, este 8 de septiembre se presentó como testigo en el citado caso, ocurrido el 20 de septiembre de 2020.

Durante la audiencia oral celebrada en la sala 3, Luis Fernando recordó que Diego le comentó, que en la fecha mencionada se reunió con Jessica al interior del fraccionamiento Bosque Monarca y tuvo relaciones sexuales con ella, posteriormente, la llevó a su casa, la cual se ubicaba rumbo al Estadio Morelos.

Al anochecer, cuando el padrastro regresaba de su trabajo como comerciante, después de las 19:00 horas, se percató de que Diego estaba en la casa viendo fútbol americano en la televisión y estaba acompañado de dos amigos.

A las 10:43 horas del 22 de septiembre, afirmó haber recibido una llamada telefónica de Diego, quien le pidió ayuda y la búsqueda de un abogado, pues la Fiscalia General de Justicia del Estado de Michoacán (FGE) lo estaba buscando, debido a que él fue la última persona que había visto a la chica en ese entonces reportada como desaparecida, y que era buscada mediante redes sociales.

Al llegar a su casa, el hoy acusado se notaba preocupado y nervioso, recordó el padrastro, para lo cual fue apoyado con el testimonio por escrito declarado ante la Fiscalia en septiembre de 2020.

Tras una platica intensa, se dirigieron al lavado de autos en la calle J.J. Tablada, donde Diego había llevado a lavar su coche Polo color gris, cuyo servicio era “completo”, es decir, incluía la limpieza profunda de vestiduras, ya que según el acusado del feminicidio, el vehículo estaba muy sucio.

Foto: Cortesía

Al lavado de autos fueron en el coche del padrastro, un BMW color blanco.

Más tarde, fueron a hablar con el padre de Diego, de nombre Bruno, al fraccionamiento Torremolinos para “plantearle el tema”, pero al regresar al vehículo, “Diego se me fue”, recordó.

Su hijastro había huido y ya no regresó a casa…

“Malas mañas de la Fiscalía”

Luis Fernando, padrastro del imputado, aseguró que varias palabras que están redactadas en la declaración o entrevista qué rindió ante la Fiscalía en septiembre de 2020, no las dijo como tal.

Además de que el documento oficial, no cuenta con su firma al calce.

“No puedo afirmar que cada palabra que está ahí es mía”, dijo ante el juez del caso, el Ministerio Público de la Fiscalia y la defensa de su hijastro.

Asimismo destacó, al ser cuestionado por la defensa, que debido a las “malas mañas de la Fiscalía”, es que Diego Urik tenía miedo, estaba nervioso y preocupado, ya que existe fama de tortura en la dependencia contra las personas detenidas, sean inocentes o culpables.

Deja un comentario