Foto: ACG

Morelia, Michoacán

Información relevante para el hallazgo del cuerpo de Jessica González Villaseñor, víctima de feminicidio en septiembre de 2020, aportó la entrevista practicada a Diego S., amigo de Diego Urik, imputado por su probable responsabilidad en el ilícito.

Entre murmullos de desaprobación, gestos de inconformidad, ruidos, quejas y objeciones e incluso una advertencia de multa a la defensa del presunto responsable del feminicidio, cuatro policías investigadores rindieron este jueves su declaración en torno de los hechos que constituyeron la búsqueda de la joven y su localización sin vida, como parte de la continuación de la audiencia del juicio oral de la causa penal 1404/2020.

Ante el juez Ariel Montoya, Neftalí, policía investigador especializado en personas desaparecidas, refirió la entrevista realizada a Diego S., donde éste explicó que fue el pasado 21 de septiembre de 2020 cuando, mientras se encontraba en el fraccionamiento Bosque Monarca, Diego Urik extrajo de su vehículo un bulto que llevó a la maleza aledaña, para luego regresar sin él, un bulto del que sobresalían los pies de una persona.

Foto: Liliana Jiménez

Detalló que, en la entrevista, Diego S. indicó que se encontraba en el fraccionamiento citado con Diego Urik y Jahir, un amigo en común, al que pidió ayuda y llamó hacia la cajuela, para luego observar que Jahir llevaba sus manos a la cara y hacía expresiones de negación.

Posteriormente, Diego Urik habría retirado de la cajuela un bulto con el que se encaminó a la maleza cercana y regresó sin él, alrededor de 30 minutos más tarde.

Estos datos fueron importantes para acotar la zona de búsqueda de González Villaseñor, ya definida en el fraccionamiento y sus inmediaciones, pero donde la deficiencia en la señal telefónica y la vegetación dificultaban las labores.

Foto: ACG

Neftalí aseveró que esta entrevista también arrojó otra información, acerca de que ese mismo día Diego Urik se habría comunicado vía telefónica con su padrastro para pedirle la ayuda de un abogado, luego de que una persona desapareciera, una amiga a la que había visto sin después tener conocimiento de ella, y por la que temía que “le echaran la culpa”.

Las acciones para localizar a Jessica González también llevaron a la recolección de indicios en un inmueble del fraccionamiento Bosque Monarca, consistentes en ropa, zapatos y un libro, por parte de un perito criminalista que acudió al sitio con un perito químico y un agente investigador también especializado en personas desaparecidas, Miguel, según testimonio de éste.

Asimismo, Enrique, oficial investigador entonces adscrito a la búsqueda de personas desaparecidas, llevó a cabo la recolección de aportaciones hechas en imágenes de cámaras de vídeovigilancia en el fraccionamiento Bosque Monarca, las que extrajo en memorias portátiles sin conocer su contenido.

Foto: ACG

Finalmente, Antonio, oficial investigador especializado en homicidios, refirió la preservación del sitio del hallazgo del cuerpo de Jessica González, el 25 de septiembre a las 16:15 horas, luego que el primer respondiente hiciera el aseguramiento del lugar con el cuerpo, en posición de decúbito dorsal, con moretones en cara, cuello, mejillas y el lado izquierdo, así como desnudo, sólo con un suéter café claro que se sostenía por arriba de su pecho.

Los testigos presentaron sus declaraciones entre objeciones y quejas del ministerio público y la defensa de Diego Urik, murmullos de disgusto y algunas burlas acalladas entre el público, gestos de desaprobación de parte de Verónica Villaseñor, la madre de Jessica González, y una advertencia del juzgador a la defensa de imposición de multa.

Si bien se estimó recibir la declaración de cinco testigos, sólo pudieron hacerlo cuatro, entre las 09:00 y las 14:52 horas, por lo que el testigo faltante deberá comparecer este lunes 15 de agosto, nuevamente a las 09:00 horas.

Deja un comentario