Ciudad de México

Toni Hernández, de 14 años de edad, fue picado por más de mil abejas y logró sobrevivir ante el asombro de los médicos, familiares y amigos. No hay un caso similar en la literatura médica a nivel mundial.

El jovencito jugaba al fútbol con otros chicos en una cancha de la colonia Jalalpa el Grande, en la alcaldía Álvaro Obregón, de la Ciudad de México, pero el balón se fue a la barranca y, cuando bajaron a buscarlo, los menores fueron atacados por abejas. En ese momento, Toni le dijo su hermanito Martín, de 4 años, y a otros niños chiquitos: ¡Corran!

Esta acción lo convirtió en el blanco del enjambre.

“… de tantas que tenía me empecé a rodar y ni así, no se quitaron, me picaron, ya no podía moverme…”, comentó a un periodista.

Martha Ortega Escutia, la mamá de Toni, y otros vecinos, corrieron a ayudarlo y, al rato, lo llevaron a un hospital en Tacubaya, pero debido a la gravedad fue trasladado al Hospital Juárez de Ciudad de México.

… este chico fue picado por más de mil abejas, la referencia que hay en la literatura para muerte en un paciente es entre 500 a mil picaduras…”, indica el doctor Jesús del Carmen Madrigal, jefe de toxicología del Juárez.

Por 5 días Toni estuvo en un estado casi de choque. Tuvo fallas en el sistema cardiovascular, los vasos sanguíneos, el hígado y el riñón. Aunque, al final, se recuperó.

Él no cree que haya hecho nada extraordinario, pero para muchos este muchachito es un héroe.

Deja un comentario