¿Se puede comer lechuga y espinacas todos los días?

78

Ciudad de México – El Universal

La ensalada verde es un popular y saludable platillo que, además de otros ingredientes, tiene la clásica lechuga y la poderosa espinaca. Además de ser las protagonistas de las dietas y las comidas más “naturales” ¿sabías que cada una de ellas aporta beneficios únicos cuando se comen diariamente?

¿Qué pasa si como lechuga diariamente?

Desde darle un toque ligero a tus comidas, hasta brindar hidratación a tu cuerpo, comer lechuga constantemente agregará beneficios estéticos, deliciosos y saludables a tu vida. Para empezar, la lechuga aporta vitaminas A, E, C, B1, B2, B3, B9 y K, así como minerales como calcio, hierro, magnesio, fósforo y potasio.

Comer al menos 100 gramos de lechuga dan la cantidad necesaria de vitamina A al día, pues tiene betacarotenos, quienes la aportan, al menos en un 50%. Y si la comes en esta cantidad, apenas consumirás 13 calorías, ya que sus porcentajes de grasa son mínimos.

Previene enfermedades

Ayuda en contra de padecimientos como la osteoporosis debido a la vitamina K, que fortalece el sistema óseo e incluso puede prevenir el Alzheimer. Gracias a la vitamina A, se fortalece el sistema inmunológico, y los órganos como corazón y pulmones, y ya que tiene antioxidantes y ayuda a la liberación de químicos en el cuerpo, reduce el colesterol malo.

Además, combate la anemia debido al hierro que tiene la lechuga, regula los niveles de azúcar, disminuye los cólicos menstruales cuando se toma en infusión. Es un buen hidratante porque tiene un alto porcentaje de agua en ella. Gracias a la fibra, ayuda en casos de estreñimiento.

Finalmente, ayuda a perder peso, gracias a las pocas calorías, a la gran cantidad de agua que tiene y al sentimiento de saciedad. Es diurética y ayuda a tener un buen tráfico intestinal.

¿Qué pasa si también como espinaca a diario?

Si comer lechuga no es suficiente para disfrutar de las hortalizas en tus comidas diarias, la espinaca es una excelente hoja para agregar a tu dieta. Una taza de espinaca tiene 7 calorías y con esa cantidad es suficiente para aprovechar sus beneficios, ya sea cocida o cruda.

La espinaca contiene vitaminas A, C, minerales como el calcio, hierro y magnesio, así como fibra y antioxidantes. Por lo que, al igual que la lechuga, tiene numerosos beneficios a la salud. Debido a la vitamina A, ayuda al cuidado de las retinas y disminuye el riesgo de cataratas.

Al contener, betacaroteno, la espinaca se convierte en un gran alimento para tratar el asma, debido a este componente. También, al contener ácido alfa lipoico, combate la diabetes, pues reduce los niveles de glucosa, y aumenta la sensibilidad de la insulina.

Debido al hierro, previene la anemia. Disminuye la probabilidad de ataques cardiacos y la arterosclerosis, que es el endurecimiento de las arterias. Como la lechuga, es un buen digestivo y la salud en los huesos por la vitamina K.

Estéticamente la espinaca hidrata la piel, y reduce la producción de grasa en la piel, por lo que ayuda en tratamientos contra el acné. Proporciona colágeno que fortalece el cabello. Además, si estás haciendo ejercicio y quieres hacer crecer tus músculos, comer 300 gramos diariamente ayudaría a hacerlo y aumentaría la eficiencia muscular.

¿Cómo comer lechuga y espinacas?

Además de ensalada verde, puedes comer la lechuga y espinaca de distintas maneras. Por ejemplo, unos tacos de hojas de lechuga con el relleno que quieras desde verduras, atún o incluso pastor. Las espinacas pueden ser agregadas a una sopa de pollo con algunas algas o setas y darle el toque asiático.

Otras ideas pueden ser un sándwich de lechuga francesa, pan integral, pollo y jitomates, que sabe delicioso, o bien rollitos de lechuga, jamón y queso o wraps con carne molida como relleno. Las espinacas pueden comerse como acompañamiento en espaguetis o tallarines.

Son muchas recetas en las que se pueden agregar la lechuga o la espinaca, pero siempre deben de ser lavadas o incluso desinfectadas antes de consumirse. Como último dato, si vas a consumir espinaca cruda, lava solamente la necesaria para que no comience a deteriorarse por la humedad cuando las guardes en el refrigerador.

Deja un comentario