Foto: ACG

Morelia, Michoacán

La vida de Antonio dio un trágico giro en un instante. De pasar el examen para ingresar a la Normal, fue enrolado al movimiento para secuestrar autobuses y hoy se debate por su vida en un hospital.

Es Antonio, el joven de 18 años que resultó lesionado durante una acción de boteo el pasado domingo 24 de julio, no tiene calidad de alumno en la escuela normal rural Vasco de Quiroga, pues apenas había aprobado el examen de admisión, explicaron estudiantes normalistas que se manifestaron este martes en el Centro Histórico de Morelia.

De acuerdo con lo expresado por los alumnos, el joven, no había iniciado aún el procedimiento de inscripción a la institución; tras marchar de las inmediaciones del monumento a Lázaro Cárdenas a la zona Centro, los normalistas dijeron que pretenden llevar a cabo la inscripción de Antonio, además de dar seguimiento a su situación.

Cuestionados en torno de la permanencia de jóvenes en la escuela durante el período vacacional, algunos de los cuales no cuentan con calidad de alumnos, indicaron que se instauran guardias para evitar la toma por las autoridades y el cierre del inmueble, como aseguraron ya ha sucedido en otros puntos del país.

Asimismo, refirieron que se tiene la participación en estas guardias de estudiantes procedentes de Veracruz, Puebla, Guerrero y Durango, entre otros estados y que al mismo tiempo se desarrollan los cursos de inducción a los aspirantes recientemente admitidos, donde se les muestra la malla curricular y las actividades que realizarán como alumnos.

Foto: ACG

Descartaron que en estos cursos se impartan clases sobre el manejo de explosivos o su uso en manifestaciones y movilizaciones, entre otros temas relacionados con las acciones de protesta de los normalistas.

Indicaron que permanecen dos unidades vehiculares retenidas en las instalaciones de la escuela normal rural de Tiripetío, además de tener convenios y acuerdos, algunos respaldados por documentos escritos, donde las empresas de autobuses prestan o rentan con tarifas preferenciales las unidades a los alumnos, “para que no las tomemos”.

No obstante, rechazaron cobrar algún tipo de cuota o derecho de vía a las unidades del transporte de pasajeros y turismo y aseguraron que es “un tema delicado”, donde la “prensa amarillista” ha tratado de hacer quedar mal a la institución educativa con cuestionamientos inducidos.

Foto: ACG

Piden pensión vitalicia para Antonio

Los estudiantes aseguraron que la empresa de autobuses involucrada en el percance no se ha hecho responsable de lo sucedido, lo que para ellos implica solventar los gastos de atención médica del joven paciente, así como una pensión vitalicia para él y seguimiento médico permanente.

Esto, debido a que en el caso de que se recupere del coma inducido en el que se encuentra, enfrentaría secuelas permanentes, aseguran.

Aseveraron que la atención médica que recibe en el hospital de alta especialidad del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) resulta de la derechohabiencia del padre, de quien es beneficiario.

Deja un comentario