‘El PRI no es Fausto, no es Reyna, no es Pasalagua’

315

Morelia, Michoacán

Fue en 2014 cuando Guillermo Valencia abandonó Tepalcatepec y quedó destituido como alcalde, en medio del movimiento de autodefensas que se levantaron en armas y de presiones que, según el propio exedil, venían desde dos frentes: el crimen organizado y el entonces comisionado federal, Alfredo Castillo Cervantes.

Eran tiempos en que el gobierno federal vinculó con la delincuencia a un hijo del gobernador Fausto Vallejo, a su secretario de Gobierno, Jesús Reyna y al exdiputado federal José Trinidad Martínez Pasalagua; los dos últimos fueron encarcelados y ya están libres, pero también decidieron dejar al tricolor.

Valencia regresó el pasado fin de semana a esa localidad de la Tierra Caliente –que, a ocho años de distancia es todavía campo en disputa de grupos criminales-, ahora como líder estatal del PRI, para encabezar una reunión política y, bajo ese contexto, aceptó una entrevista con Primera Plana MX.

Foto: ACG

Considerando la circunstancia en que sales de Tepalcatepec hace unos años, ¿cuál es la relevancia que destacarías de este regreso?

Cuando surgen las autodefensas, un 24 de febrero del 2013, permanecí en Tepalcatepec varios meses más, a diferencia de otros alcaldes que sí tuvieron que salir de sus municipios. Después el asunto se tornó político y mis adversarios usaron la circunstancia para atacarme y a la llegada de Alfredo Castillo, en lugar de apoyar a las autoridades para que se restableciera el estado de derecho, se sentó con los opositores políticos a un servidor y decidí enfrentar una batalla por la dignidad de desempeñar el cargo por el que fui electo. A mí el que me quitó del cargo fue el entonces enviado presidencial, el virrey Alfredo Castillo, no las autodefensas, porque no me doblegué a sus pretensiones, a su autoritarismo, a sus amenazas.

Mediáticamente se aprovechó la situación para hacer toda una campaña en mi contra, de propaganda negra, de desprestigio, en la que manipularon la información y la hicieron a su antojo (…) y no es que haya vuelto hasta ahora, ya he regresado varias veces a Tepalcatepec. El tema es que hasta ahora regreso a un asunto de carácter político ya como presidente del partido. Me encontré con el Consejo Político de Tepalcatepec y seguramente será la primera de muchas reuniones que tenga con la militancia.

En aquella ocasión llegaste a denunciar también amenazas de la delincuencia organizada…

Tengo constancia de cuando pedí la intervención del gobierno federal para enfrentar a los grupos delictivos, de cómo solicité el mando unificado, que fuera la Sedena la que designara al director de Policía porque había una problemática muy grave, pero en lugar del apoyo del gobierno federal tuvimos indiferencia y nunca se quiso meter a solucionar el problema; eso derivó en una confrontación con el excomisionado Alfredo Castillo.

Por supuesto que tuvo que ver el tema de las amenazas en mi contra para haber podido desempeñar el cargo para el que fui electo, pero bueno, es un tema que ya quedó en el pasado. Ahora, inclusive, estuve acompañado por quienes en el pasado, en algún momento encabezaron manifestaciones en mi contra y politizaron el tema.

¿Qué representa Tepalcatepec y la reunión política que ahí sostuviste para los objetivos del PRI?

El mensaje es que estamos echados para adelante, que no podemos vivir anclados al pasado. Estamos hoy con la madurez e inclusive la humildad necesaria para abrirle la puerta del partido a todos, y tenemos que predicar con el ejemplo. En Tepalcatepec se dio un ejemplo claro de lo que queremos, que es la unidad (…) Estamos llevándole al partido aires de esperanza; somos un partido atractivo y estamos en la disposición de dialogar con todos. Estamos presentando el renacer del partido, estamos siendo testigos de una nueva etapa de fortalecimiento y estamos contagiando ese nuevo ánimo y efervescencia partidista.

¿Y sí son reparables esas lesiones?, porque en esa etapa que comentaste Castillo representaba al régimen priista de Peña Nieto. Es decir, fue un ataque producido entre priistas

Sí, por supuesto. En otra circunstancia, el presidente del partido lo que habría hecho es tratar de llegar e imponer a sus amigos, de hacer política con los que le fueron leales y nosotros no somos así, nosotros estamos haciendo política con todos. Así lo demostramos el domingo, hicimos una reunión para reconstruir porque nos damos cuenta que nos necesitamos. Al final del día somos como una familia; nos une genéticamente algo que es superior a cualquier interés o conflicto, que es el cariño al partido y eso es reparable.

Al final del día Castillo ya se fue, el tema de las autodefensas ya pasó, y lo que viene es una nueva etapa para el partido, en el que todos tendremos un espacio de participación y en el que vamos a respetar las decisiones locales. Se acabaron los tiempos en que se vendían candidaturas, se imponía a los candidatos desde el comité estatal y vamos a construir con todos una nueva etapa para el PRI.

Otras figuras que también resultaron lesionadas en esa etapa fueron Fausto Vallejo, Jesús Reyna, Martínez Pasalagua. En esta ruta que has trazado, ¿los buscarás o está eso descartado?

Bueno, en el caso de Jesús Reyna, a quien aprecio mucho y tengo un gran cariño que va más allá de lo político, es una persona a la que le he aprendido mucho, él ya tomó una ruta política, que es intentar conformar un partido político y yo respeto su decisión, igual que el compañero Martínez Pasalagua. Tienen decisiones que van fuera del partido y es respetable.

El priismo no es tampoco ese otro actor político; el priismo no es Jesús Reyna, no es Fausto, no es Pasalagua. Somos muchísimos los priistas que nos quedamos en nuestra casa, que estamos agradecidos porque nos dio la oportunidad de ser diputados, de ser alcaldes, de ser gobernadores en algunos casos, y hoy estamos agradecidos.

Ellos toman sus decisiones de ir en contra del partido que los hizo diputados locales, diputados federales, gobernadores, y es respetable, pero nosotros somos agradecidos con la institución y nos quedamos ahora que tanto nos necesita.

Deja un comentario