Detrás de la violencia, la homosexualidad y el lesbianismo: obispo auxiliar de Morelia

279

Morelia, Michoacán

“Pecados” como la homosexualidad y el lesbianismo “claman al cielo” y contribuyen a la generación de la criminalidad y la violencia que azotan a Michoacán y México, aseveró el obispo auxiliar de Morelia, Herculano Medina Garfias.

“En las comunidades de Sodoma y Gomorra se practicaban pecados aberrantes, como la homosexualidad y el lesbianismo… Estos pecados hoy día han proliferado en nuestra patria y en el mundo entero”, señaló Herculano Medina durante su sermón.

El discurso del sacerdote se dio en plena homilía de la celebración eucarística en Catedral que forma parte de la Jornada de Oración por la Justicia y la Reconciliación para la Paz, convocada por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) para este domingo 24 de julio.

“Hoy no se le quiere llamar pecado a la conducta que no va de acuerdo con la naturaleza de la persona y de la voluntad de Dios, nuestro creador”, lamentó Herculano Medina, para quien en “este alejamiento” se encuentra encuentra la raíz de la violencia y de la inseguridad que diariamente dejan víctimas en el territorio nacional.

FOTOS: ACG

Medina Garfias señaló que otros pecados que “claman al cielo” son la muerte de inocentes; los pecados de injusticia, como retener el salario de los trabajadores o explotarlos, haciéndolos laborar más sin pagarles lo justo y los que hacen referencia a la explotación de las personas pobres, los huérfanos y las viudas.

“Todos estos pecados claman al cielo y por eso Dios había determinado en el Antiguo Testamento destruir estas ciudades, porque el pecado se había desbordado y había desordenado lo que Dios había creado en orden y en gracia… Todo esto, creo yo, que se vive en nuestro país, en nuestros estados y en nuestras ciudades”, detalló el obispo auxiliar de Morelia.

Afirmó que por estas causas es necesario intensificar la oración para pedir a Dios por la paz.

Foto: ACG

La CEM llamó a realizar este domingo 24 de julio la Jornada de Oración por la Justicia y la Reconciliación para la Paz, a la par con la II Jornada Mundial de Oración por los Abuelos, a la que invitara el papa Francisco.

Para esta jornada, se solicitó a los feligreses a las misas dominicales en todos los templos fotografías de seres queridos suyos víctimas de la criminalidad y la violencia, especialmente fallecidos o desaparecidos.