Morelia, Michoacán

Artesanos de Capula exhibieron cuatro catrinas en Laredo Texas durante el Laredo International Sister CIties Festival, para su comercialización. Los artículos fueron transportados en los nuevos envases y empaquetados que elaboraron especialmente para ellos estudiantes e investigadores del Instituto Tecnológico de Morelia.

“Desarrollo de envase, empaque y embalaje de Artesanías de Capula” es el nombre del proyecto que en 2021 recibió financiamiento por el TecNM; en el cual colaboran los profesores e investigadores, Rafael Lara Hernández, Juan Ríos Ponce, Gilberto Daniel Conejo y los alumnos: Javier Beltrán Pelagio y Brenda Isamar Albarrán; con la colaboración de Juan Cristóbal Camacho y Jaime Aguilar García de Ingeniería Mecánica e Ingeniería Industrial, respectivamente.

Este proyecto se derivó de otro trabajo de investigación desarrollado por otro equipo de investigadores de esta misma institución educativa, que desde 2020 trabajan en mejorar las condiciones mecánicas y resistencia de la arcilla con la que elaboran estas catrinas, el cual se denomina: “Adición a la cadena de valor de las Catrinas”.

Con base en este proyecto que inició hace dos años, los artesanos también manifestaron su inquietud para que investigadores ofrecieran un empaque que garantice la transportación del producto sin que se dañe y además, le dé un valor agregado a la artesanía.

Al respecto, Rafael Lara Hernández manifestó que en cuanto al envase, empaque y embalaje “la intención es apoyar a los pequeños productores y artesanos, buscando transferir el conocimiento técnico para mejorar sus productos y procesos”.

Y es que, destacó que, en la actualidad, se ha detonado el comercio en línea, las entregas y la logística, donde el empaque juega un papel fundamental porque es un valor agregado, protege la integridad de la pieza y ayuda a la comercialización.

El material sugerido por los investigadores para la transportación del producto es el cartón, por ser permitido por las aduanas, no es costoso y sin mayor impacto negativo al medio ambiente.

Aunque ya se elaboraron y entregaron los primeros prototipos del envase, diseño y embalaje con las cuatro catrinas que se enviaron al extranjero, el trabajo continuará hasta lograr que se tenga un diseño atractivo y que garantice las necesidades de los artesanos, aunado a que este proyecto se pueda aplicar a otros productos que se elaboren en la comunidad.

Por su parte, la estudiante de Maestría en Ingeniería Administrativa, Brenda Isamar Albarrán Cruz, precisó que es un proyecto con gran significado cultural porque las catrinas forman parte de una tradición mexicana que es El Día de Muertos, declarado por la UNESCO como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Por tanto, consideró que este trabajo de los alfareros es una representación gráfica de lo que es este patrimonio, aunado a que en ningún otro estado de nuestro país se realizan estas obras artesanales con la calidad y detalle artesanal como se realiza en Capula.

Además -continuó la estudiante- uno de los aspectos importantes de las catrinas de esta zona de Capula son sus manos alargadas y los dedos detallados y finos, realizados uno a uno; existe una variedad en sus diseños con una alta calidad.

“Nuestro reto es muy complicado porque su proceso es 100 por ciento artesanal y seguiremos esforzándonos para evitar que estas piezas no se rompan al comercializarlas y que día a día disminuya el número de catrinas dañadas al transportarlas”, finalizó la estudiante de maestría.

Deja un comentario