Fotos: ACG

Morelia, Michoacán

Ha transcurrido un mes desde la instalación del plantón de Poder de Base, de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y aun no se han definido soluciones o alternativas para proceder al retiro de los manifestantes.

Fue el pasado 13 de junio cuando inició la colocación del plantón sobre la Avenida Madero Poniente, frente al Palacio de Gobierno.

Las demandas se sintetizaron en el pago de salarios y compensaciones a trabajadores llamados eventuales y adscritos a programas educativos; la realización de trámites administrativos pendientes, y el reconocimiento de cambios de centros laborales efectuados.

La respuesta de las autoridades estatales fue que los mil 880 millones de pesos reclamados por concepto de pago de salarios y compensaciones, no están presupuestados en el gasto de este año.

Además, aseveraron que los llamados eventuales no tienen una relación laboral con la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), por lo que no se les puede dispersar recurso por concepto de nómina.

Aunado a ello, detalló que los trámites que se solicitan deben ser efectuados en lo individual, por los interesados, sin necesidad de intervención de sindicatos.

Respecto de la participación de la Federación, la Secretaría de Gobierno (Segob) señaló que se ha retirado de las mesas de trabajo.

Así, las negociaciones se encuentran en un punto muerto, donde los manifestantes insisten en la atención de sus demandas y las autoridades estatales se mantienen en la imposibilidad de su concreción.

Al momento, a pesar de la proximidad de la temporada vacacional de verano, no se prevé un pronto término de la actividad de protesta, como tampoco el uso de la fuerza pública para el desalojo del plantón.

Deja un comentario