Ciudad de México

Según informó hoy miércoles Francisco Garduño, titular del Instituto Nacional de Migración (INM), en la conferencia de prensa presidencial, el tráiler en donde fueron hallados los cuerpos de 51 migrantes, en Texas, pasó por 2 retenes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) sin que las personas al interior del transporte fueran identificadas.

“El tráiler pasó los puntos de revisión migratoria de CBP en los Estados Unidos, donde fue captado por las cámaras de seguridad a las 14:50 horas del día lunes 27 de junio en El Encinal, Texas, a 56 km de la frontera y también en Cotulla, Texas, a 109 km de la frontera”, dijo Garduño.

El titular del INM informó, además, que las placas del vehículo fueron alteradas y que ya se identificó al chofer estadounidense del tráiler, quien se hizo pasar por uno de los migrantes hospitalizados. El sujeto fue identificado como Homero “N” y fue detenido.

Trataron de desorientar a los perros de la policía

Muchos de los 51 migrantes fallecidos en un tráiler abandonado en San Antonio, Texas, aparentemente, fueron rociados con especias del tipo “condimento para bistec”, en un intento de ocultar su olor mientras cruzaban el puesto fronterizo.

Así lo contó al diario estadounidense Texas Tribune un oficial de policía que estuvo en la escena, quien, además, insistió en que el tráiler tenía un sistema de refrigeración que no funcionaba, por lo que el rociar a las personas podría haber sido una buena maniobra.

El exagente de Seguridad Nacional, Timothy Tubbs, aseguró al diario San Antonio Express que los traficantes utilizan con frecuencia especias para que los perros no detecten a los seres humanos.

De acuerdo con su declaración, varias de las personas fallecidas trataron de saltar del tráiler, porque algunos cuerpos se encontraron a lo largo de varias cuadras. Otras muchas estaban demasiado débiles para intentarlo.

Deja un comentario