San Antonio, EU

Un hecho sorprendente y de gran dramatismo se produjo este fin de semana en el boxeo, cuando la púgil mexicana Alma Ibarra, enfrentó a Jessica McCaskill, peleadora profesional estadounidense, en San Antonio, Texas, para ganar los títulos unificados de peso welter.

Desde el primer asalto la campeona se notó mejor plantada sobre el cuadrilátero y mostró cierto dominio contra la mexicana. Castigó sus zonas blandas y provocó que Ibarra bajara la guardia y recibiera golpes en la cabeza.
Al finalizar el tercer round, Alma Ibarra se dirigió a su esquina. Su equipo trataba de impulsarla para salir con más garra al cuarto, pero ella se negó. Con la mirada desesperada le imploró su entrenador detener la pelea.

“No. No. Yo solo quiero llegar con vida a mi casa”, se escucha decir a Alma Ibarra.

Minutos después, la esquina le pidió al réferi detener el combate.

Alma Ibarra cuenta con una marca de 10 triunfos (5 KO’s) y 2 derrotas.

Deja un comentario