‘Aquí estamos, siempre hemos estado y estamos orgullosos’

48

Morelia, Michoacán

Los colores del arcoíris en la bandera, la Marcha del Orgullo, las actividades que se emprenden todo el año pero sobre todo en junio, la presencia en las dependencias gubernamentales, al final todo se trata de lo mismo: visibilización. “Decir que aquí estamos, que siempre hemos estado”, nos platica Raúl Martínez Rojas.

El defensor de derechos humanos de la comunidad diversa sexual y coordinador de la asociación Michoacán es Diversidad señaló que existen carencias en todos los ámbitos: social, legislativo, de políticas públicas, educativo y de salud, pero que tanto la Marcha del Orgullo como la presencia de la bandera arcoíris responden principalmente a la necesidad de que se voltee a ver a la comunidad diversa sexual, que siempre ha sido una parte de la sociedad.

“Luego la sociedad de pronto brinca cuando empieza a ver colores por todos lados. Siempre hemos estado, siempre hemos hecho cosas, algunas buenas, de impacto, otras sólo para reírnos, para encontrarnos y que no nos dé miedo”.

Las reacciones de alarma de los sectores conservadores se hacen presentes, principalmente, en torno a la Marcha del Orgullo, que este año será el sábado 18 de junio a partir de las 18:00 horas desde Plaza Morelos hasta Palacio de Gobierno, pero esta marcha más que una protesta es una fiesta con música, globos, azúcar, flores y muchos colores, así como muchas chicas super poderosas… ¿pero por qué es así? ¿Por qué fiesta y no protesta?

¿Por qué orgullo gay y no lucha contra la homofobia?

Tiene que ver con decirle a la socieda en general, a todos, incluyendo a esta población de disidentes sexuales con homofobia internalizada, que existimos, que siempre hemos estado y que estamos orgullosos de serlo.

Si nos dieran la posibilidad de escoger, pues nadie escogería ser discrminado, ser violentado, ser expulsado de tu hogar por ser homosexual, aunque muchos de nosotros diríamos yo sí volvería a ser homosexual, porque tiene que ver con una deconstrucción, una aceptación y un reconocimiento.

Sí, van a ver banderitas de colores por todos lados porque sí, estamos orgullosos de quienes somos, pero por otro lado porque hay gente a la que todavía le cuesta trabajo salir del clóset y es un manera de decir “acá estamos, acércate con nosotros. Si tu familia no te quiere, aquí te aceptamos”.

“Es que se besan en público”

El beso es el signo de amor.

Foto: Beatriz Rojas

“Es que se desnudan”

¿Cuántos se desnudan, quiénes? ¿No será más bien que el morbo del adulto se centra en la sexualidad ajena?

Pensemos en un número… ¿Cuántos salimos, cinco mil, 10 mil, y cuántos se desnudan, 100? ¿Qué los otros 4 mil 900 no contaron, no valieron?

Si yo creo que para demostrar que estoy orgulloso con mi cuerpo, con mi virilidad, tengo que encuerarme, hazlo. Es la manera de decir dejemos de ver el cuerpo con ese morbo, dejemos de sexualizar a la persona, somos más que sexo, somos más que órganos sexuales, somos más que una salud reprpoductiva, y démosle la vuelta a eso y démonos cuenta de que todos tenemos la posibilidad de salir y divertirnos.

Raúl Martínez aclaró que a diferencia de los años anteriores al 2020, Michoacán es Diversidad no organizó la Marcha por el Orgullo, pero sí se sumará. También especificó que a diferencia de lo que se ha afirmado, ya se habían celebrado marchas LGBT+ en pueblos indígenas, en Zacapu, en donde el colectivo ha hecho labor por más de 10 años.

Si bien celebró que ya hay más personas e instituciones que se suman a la lucha por los derechos de la comunidad diversa sexual, todavía faltan muchos derechos por garantizar y adelantó que se está elaborando un Diagnóstico Arcoíris, que podrá servir para el diseño de políticas y que abarcará temas de salud, inclusión laboral, migración, sobre todo mujeres trans y hombres gays afeminados, quienes se ven obligados a pedir asilo político en Canadá y Estados Unidos porque son expulsados violentamente de sus lugares de origen.

Foto: Beatriz Rojas

¿Observan avances e inclusión en las políticas y acciones gubernamentales?

No lo hemos esuchado en la agenda política del estado, seguimos esperando el Plan Estatal de Desarrollo para saber cuáles van a ser las líneas y los ejes de trabajo. Me queda claro que algo tendrá que haber, pero creemos que es importnate hablar de las realidades.

Luego se enojan porque les digo que está bien colgar banderas, está bien en nuetras redes sociales mostrar nuestro apoyo, pero eso déjenoslo a nosotros, a la sociedad civil, a quienes no tenemos acceso a la toma de decisiones.

Yo esperaría que nos sorporenan con anuncios importantes de política pública, que el fiscal nos dijera que ya detuvieron a un asesino de población disidente sexual, que el secretario de seguridad pública tenga una estrategia para combatir la violencia por orientación sexual en antros y bares de las ciudades donde más se reportan. En Uruapan la policía sigue amedrentando a las personas que salen de un bar tomados de la mano o porque se dan un beso.

Foto: Beatriz Rojas

¿Hay menos homofobia que antes?

Creo que este sistema patriarcal, heteronormado, binarista, donde solo hombre y mujer, donde estamos para repriducirnos, donde nos dijeron que las prácticas sexuales tienen que ser penetrativas y eyaculativas, si no, no cuentan; nos atraviesa a todos. Todos fuimos educados bajo esa cultura de reproducción, de poblar al mundo y dominarlo y nos lo creímos tanto, que hoy nos cuesta entender al mundo.

Esas expresiones tan violentas, luego tan de risa, tienen que ver con esa urgente necesidad porque me están vulneralizando. Si a un hombre que bajo los efectos del alcohol, de una copa, de la fiesta, sintió atracción por el compadre, por el amigo, pues para no sentirme visibilizado mejor rechazo y condeno aquello. No es que esté mal ni bien, son cosas que nos han pasado a todos.

En la medida en que reconozcamos que sí somos personas y que justo la diversidad sexual es eso: yo lo digo, soy homsexual porque siento aracción física, emocional, patrimonial, por otro hombre, pero no por todos los hombres, los hombres que me gustan tienen ciertas característcas.

Foto: Beatriz Rojas

Seguimos observando comentarios muy agresivos en redes sociales…

Esos comentarios homofóbicos se dan principalmente cuando avanzamos en derechos, viene una embestida para negarlos. Lo veíamos cuando se aprobó el matrimonio igualitario en Michoacán, la respuesta de los grupos conservadores fue asesinar a personas. Fue esta idea de “ya tienes el derecho, pues yo hago que no lo tengas y te mato para que no goces de él”.

Cuanos se aprobó el reconocimiento de identidad de género, viene también una embestida a poblaciones trans. Ampliemos nuestra mirada y démonos cuenta de que en nuestra casa todos somos distintos.

Cada uno de nosotros ama, quiere y desea a personas distintas, pero ese no debe ser motivo para que me restrinjan un derecho, como el acceso a la información. Hoy nos damos cuenta a través de estudios que hay muchos estudiantes hombres, mujeres, infancias, que dejan de asistir a la escuela porque no están agusto con el uniforme… Pronto vamos senarnos con la maestra Yarabí [secretaria de Educación en Michoacán] a darle lata en esa materia.

Foto: Beatriz Rojas

¿Hay una zona más peligrosa para la comunidad LGBTI+?

En las grandes ciudades como Lázaro Cárdenas, Uruapan, Apatzginán, Maravatío, Zitácuaro, Morelia, es más notorio, porque la gente lo denuncia, pero cuando hacemos diagnóstico entre pares me doy cuenta que en Zamora, la Piedad, Sahuayo, este cinturón cristero, nadie lo habla y nadie lo dice, prefieren guardar silencio, porque saben que pueden ser expulsados de la propia comunidad porque me senté a tomar café con fulanito y todo mundo sabe que fulanito es homosexual.

Estos jóvenes universitarios que tienen que transitar, tenen que migrar porque en sus municpios no hay condiciones para estudiar, pero por otro lado vienen huyendo de la homofobia en sus municipios.

Cuando López Obrador dice que los médicos o los maestros no quieren regresar a sus comundiades, tiene que ver con esas condiciones de seguridad y no sólo por la violencia del crimen organizado, sino porque muchos de ellos fueron expulsados con pistola en mano por ser homosexuales.

¿Cuántos alcaldes homosexuales tenemos? Ninguno, nadie ha salio a decir abiertamente “soy homosexual”, cuando hay varios, pero dicen “es que si lo digo, en mi municipio voy a correr peligro”.

Foto: Beatriz Rojas

Al final, es un tema de visibilidad y reconocimiento, más que nada…

Tenemos problemas más graves, pero partamos del reconocimiento de la dignidad de las personas.

No es casualidad que nos hayamos apropiado de los colores del arcoíris: en términos religiosos era la señal de unión de Dios con los hombres.

Nos hemos apropiado de junio, mes del orgullo y hay que decirlo, la Iglesia Católica este mes lo dedica al Sagrado Corazón, un mes dedicado al amor, al mamor de Dios con la humanidad. No es casualidad que la revuelta en Stonewall se haya dado en junio y que todos nos podamos unir en torno al amor y reconocernos diversos y distintos. Es la gran posibilidad que tenemos de reconocer que somos diferentes, que somos diversos, más allá de lo que hagamos en la cama, tenemos derechos diversos.

Cuánto trabajo el todes, utilizar la “e”. No nos invebntamos la “e”, la “e” ya existía, usémosla y entonces sólo en la medida en que recoozcamos al otro nos vamos a dar cuenta de que hay capacidades que han estado estancadas ahí.

Deja un comentario