Foto: Especial AG.

Morelia, Michoacán

“¿Me permiten ser libre por favor?”; la pregunta del sonorense cimbró la Plaza Monumental de Morelia, atiborrada en un concierto emocionante y emocional, donde Christian Nodal ofreció y pidió respeto a sus decisiones y a las ajenas.

Entre canción y canción, el ex de la Beli tronó por segunda vez contra quienes juzgan su decisión de marcar su rostro y cuerpo con tatuajes; antes ya lo había hecho en redes sociales; hoy, fue desde “el alma de México”.

Y sus palabras fluyeron: “He visto en redes el coraje por mi físico. Quiero pedirles algo: yo hago mi trabajo, esto para mi es mi vida y la amo, (estar en) el escenario, cantar con ustedes, y creo que muchos extrañan al Christian Nodal de 15 años, de 18 años, pero ese Christian que conocían ya no es, este es el Christian que soy”, explicó al respetable que antes había coreado todas sus canciones.

Y luego así, con la humildad que le ha ganado tantos corazones de sus fans, pidió: “¿Me permiten ser libre por favor? Muchas gracias, los amo”.

El remate final fue otra cachetada con guante blanco para los intolerantes y críticos: “Si estoy feo, déjenme. Yo a ustedes los amo y no me importa cómo se vean, de dónde vengan o qué hagan”.

Deja un comentario