Morelia, Michoacán

El Presidente Andrés Manuel López Obrador recordó durante su conferencia mañanera de hoy a las elección de 1992, en Michoacán, uno de los fraudes electorales que, dijo, le ha tocado vivir en el país.

El comentario lo hizo mientras hablaba del reconocimiento que le hizo públicamente al expresidente Enrique Peña Nieto por no prestarse a un nuevo fraude que impidiera reconocer el triunfo de Morena en las elecciones presidenciales del 2018.

Y es que, a juicio de Obrador, históricamente los presidentes han mostrado, aún en el ocaso de sus gobiernos, tener el poder para cambiar los resultados electorales.

Fue entonces que recordó el episodio de 1992, cuando Cristóbal Arias compitió como candidato del PRD a la gubernatura de Michoacán, frente al priista Eduardo Villaseñor Peña, quien fue declarado ganador de la contienda.

“Pero en general, (revisen) los fraudes en México, ¿qué no ganó por primera vez el PAN la gubernatura con Ruffo Apel, porque Salinas lo permitió?, porque no le metió todo el acelerador del fraude”.

“En cambio, en Michoacán, Cristóbal Arias ganó, pero como a nosotros no nos trataban como adversarios a vencer, sino como enemigos a destruir, ahí no les importó hacer el fraude, aplastar a la gente, incluso reprimir al pueblo”, reseñó el tabasqueño.

Eran tiempos en los que Obrador encabezaba una campaña a nivel nacional para denunciar el fraude en las elecciones de 1991, en Tabasco, donde compitió como candidato a gobernador por el PRD.

Deja un comentario