Akelarre

No debemos ser ingenuas.
Debemos preguntarnos quiénes y con qué objetivo dirigen las narrativas en las redes sociales
Porque si bien, los perfiles reales son reflejo del pensamiento colectivo, por el contrario, los perfiles y cuentas falsas son creados con fines macabros y personales para elevar o destruir perfiles públicos, para implantar mensajes y dirigir la opinión pública.

En días pasados ante una ola de violencia digital o ataques en redes sociales dirigidos especialmente a las mujeres del bloque feminista, la Red Nacional de Mujeres Defensoras de la Paridad en Todo articuló un Space de Twitter, con la participación de mujeres activistas de todo el país para analizar el fenómeno, encontrar causas y posibles soluciones o rutas de acción. Dicho conversatorio arrojó datos muy interesantes los cuales comparto en reflexiones personales y colectivas en mi columna de esta semana_ ¡bienvenidas!.

El tema de los bots del presidente es gravísimo, pero no es el único caso. El capital también toma control en redes que son aparentemente gratuitas.
El capital coloca poder también en el ámbito digital.

Las mujeres deben tomar el control de lo que comunican y posicionan en redes, dejar de ser victimizables bajo esquemas morales o tradicionales y defender nuestro derecho a estar en la vida digital sin miedo. Elegir las batallas y saber cuándo si, cuándo no responder, y cómo responder. Aprender a posicionar nuestro valor más allá del “prestigio basado en valores morales” pues si ponemos nuestro valor en la percepción de personas que no nos conocen, caeremos fácilmente. Debemos acostumbramos a actuar en red, en manada también en las redes sociales.

Tomar el control de la creación de contenidos con perspectiva feminista, implementar estrategias de posicionamiento de nuestros postulados, de la teoría y filosofía feminista, de nuestras propuestas políticas o cualquier tema público que nos interese posicionar, usar las herramientas que ellos usan para acallarnos, aprender a usar esas herramientas para el bien de todas.
Evitar caer en la trampa de seguir a la sombra de los patriarcas para estar protegidas.

El llamado en el reciente ejercicio colectivo que realizó en un Space la Red Nacional de Mujeres Defensoras de la Paridad en Todo.
Fue a generar una estrategia, un compromiso De Sororidad Twittera,
Sororidad digital.
Ante la violencia, usar inteligencia.

Hemos comprobado que hay una intención orquestada y fondeada, patrocinada para regresarnos al Ámbito privado, para evitar que avancemos más en la conquista del poder público y del poder económico.

Desde hace dos siglos con la llegada de la propaganda, las primeras campañas masivas de desprestigio fue del Estado americano contra las mujeres sufragistas, una campaña de odio que utilizó propaganda masiva para aplastar al Movimeimto de mujeres que pedían ser ciudadanas con derecho al voto.

Después de siglos de campañas similares, estereotipos, mandatos sociales y estrategias para mantener el control de los cuerpos de las mujeres y sus funciones, tales campañas no han cambiado de mensaje, únicamente de formato. Las redes sociales son un ejemplo de tal enajenación, una ventana al coeficiente colectivo.

¡El patriarcado tiene cómplices entre las oprimidas! Sí.
A pesar de ser la mitad de mundo, aún somos menos las mujeres organizadas que se cuestionan el status quo, sin embargo ha iniciado con esta cuarta ola la masividad, la viralización y para ello
necesitamos usar esas herramientas para el bien de todas.

“Tomar el control de la creación de contenidos con perspectiva feminista, implementar estrategias de posicionamiento de nuestros postulados, de la teoría y filosofía feminista, de nuestras propuestas políticas o cualquier tema público que nos interese posicionar, usar las herramientas que ellos usan para acallarnos”.

Reflexiones
Para el Auto cuidado digital.

Deja un comentario