El atrevimiento de los canteros sorprende a los morelianos en la Plaza Valladolid

59

Morelia, Michoacán

En el día de ayer concluyó la Quinta Expo Feria de la Cantera de Morelia, que se realizó entre el 5 y el 18 de mayo, en Plaza Valladolid, de la ciudad de Morelia, con el propósito de rescatar el oficio. 

Para conocer detalles del evento, Primera Plana mx conversó con Juan Prado Tapia, presidente de la Asociación de Artesanos Canteros de Morelia, quien nos dijo:

“Es primera vez que hacemos la actividad aquí, anteriormente hemos estado en lugares donde ya nos conocen más como la plaza Melchor Ocampo y la Benito Juárez. Unos 16 artesanos han expuesto 150 piezas que han llamado la atención de mucha gente y, al menos, hemos podido salir del parón de la pandemia”.

¿Los golpeó duro el covid-19?

Sí, hombre, no llegaba el sustento a la casa. Varios cambiaron de oficio, se fueron para otros estados o cruzaron la frontera.

¿Cuáles han sido las piezas que han llamado más la atención?

Pues los nichos para colocar imágenes, vírgenes como la de la Salud, las fuentes, y varios animalitos como el ocelote, que está en vías de extinción, una vaquita marina, un lobo mexicano y otros muchos. También hemos vendido los molcajetes o morteros que son hechos con piedra brasa volcánica y son ideales para moler las salsas. Todas las obras están hechas con piedra de cantera.

¿De dónde sacan los materiales?

Mire, hay muchas minas de canteras regadas por todo el centro del país y, en especial, se localizan algunas en las inmediaciones de Morelia, aunque hay varias que han cerrado, porque ya no se usa casi la cantera en las construcciones. La principal que nos surte a nosotros está en el municipio de Cointzio, donde hay muy buenos cortadores.

¿Tienen algún taller para laborar en grupo?

No, todos son caseros, cada cantero se las arregla en su vivienda para poder trabajar y hacer buenos aportes.

Me dicen que ustedes trabajan “a la antigüita” con cincel y martillo solamente…

No tanto, necesitamos los buriles, escoplos, raspadores… además, el compás, y hasta el hacha, a veces.  Defendemos la técnica tradición, no nos interesa lo nuevo, y eso nos permite seguir siendo interesantes. Este oficio es una curiosidad para algunos.

Se comenta que en el oficio hay pocos jóvenes y muchos adultos mayores…

Bueno, tenemos unos 300 artesanos activos en la ciudad y habrá unos 40 jóvenes o menos.  Siguen con nosotros unos 8 o 9 compañeros que tienen más de 70.

¿Qué características tiene que tener un muchacho que desee convertirse en cantero?

El oficio se va adquiriendo de padre a hijo, de maestro a ayudante. También se han impartido cursos. A los jóvenes esto tiene que gustarles, deben amar el conocimiento, y saber que si progresan en este arte van a vivir de él.

¿Cómo se ha comportado la asistencia de la gente a esta expo feria?

Pues, regular, es la primera vez que estamos en la Plaza Valladolid y las personas de la ciudad y los turistas no conocen el caminito aún. Se han vendido puras piezas pequeñas. La derrama económica ha sido de cerca de 30 mil pesos.

Han recibido apoyo de las autoridades de cultura de la ciudad.

Para montar esta exposición, sí, tanto a nivel de ciudad como del estado. Nos dieron una mano con la infraestructura y con la promoción.

Hay otros planes para este año…

De momento, no, vamos a hacer una parada para empezar de nuevo a producir piezas. A fin de año, siempre nos invitan a Capula, a la feria de las catrinas, y a San Nicolás Obispo, donde producen molcajetes. Por allá seguiremos ofreciendo lo nuestro. ¡No nos rendimos!

Deja un comentario