Trasplantes, oportunidad de vida más allá de la muerte

21

Morelia, Michoacán

Entre 2014 y mayo de 2022, el Hospital General Regional 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Charo, ha realizado 85 procuraciones de órganos y tejidos, con beneficio para más de mil pacientes que requerían de este regalo de vida.

La coordinadora de trasplantes del HGR 1, Griselda García Gamiño, señaló que estas cifras muestran un logro para la institución, sustentado en la generosidad de las familias de los donantes, sin la cual no sería posible ayudar a cientos de pacientes a tener una esperanza de vida.

En el curso de 2022, detalló, se han efectuado 12 donaciones, lo que ha resultado en la obtención de 22 córneas, 4 riñones y un hígado, con impacto para 27 personas, datos que contrastan con los generados en 2014, cuando se registraron 3 donaciones, que permitieron la procuración de 6 córneas, 6 riñones, 2 higados y un corazón, para beneficio de 15 personas, así como 2 donaciones de piel y 2 de hueso.

Foto: ACG

Agregó que hasta mayo de este año se ha observado una mejor disposición de las familias de potenciales donantes a aceptar la procuración de órganos y tejidos con fines de trasplante, lo que ha hecho posible que en 2 oportunidades se tuvieran 4 donaciones por semana y el donante más pequeño en la historia del HGR 1, un menor de 10 años que pereció por muerte encefálica.

García Gamiño consideró que esto es un “logro único”, incentivado por la mayor sensibilidad de la población, tanto en Michoacán como en el mundo, ante la muerte y la donación de órganos y tejidos, producto de la pandemia de covid.

Explicó que con motivo de la pandemia muchas personas debieron recurrir a los servicios de salud, desde consultas de emergencia hasta hospitalización, y una cifra importante de éstas enfrentaron la pérdida de seres queridos, situaciones que han facilitado la empatía para con quienes están a la espera de un órgano o tejido para continuar vivos.

Así, mientras 6.8 de cada 10 familias de potenciales donantes rechazaban la donación en 2014 y sólo 3.2% de cada 10 accedía a la procuración de órganos y tejidos de su ser querido fallecido, en este año la tendencia se ha invertido.

Trascender la muerte, regalar la vida

Griselda García recordó que órganos y tejidos con fines de trasplante se pueden obtener de donantes fallecidos o vivos.

En el caso de las donaciones en vida, mencionó la sangre, que un individuo sano puede realizar cada 4 meses; cabello; un riñón, destinado a un pariente cercano; fragmento de hígado, debido a que éste tiene la capacidad de regenerarse; médula ósea, y fragmentos de piel y hueso, idealmente para el mismo paciente.

De un donante fallecido se puede obtener el corazón, los pulmones, el páncreas, el intestino, los riñones, las córneas, la piel, el hueso, las válvulas cardíacas y los vasos sanguíneos.

Los donantes fallecidos deben reunir algunos criterios básicos para ser considerados como donantes, entre estos, el diagnóstico de muerte cerebral, que indica que la oxigenación de los tejidos y órganos se mantuvieron tras la declaratoria del deceso del paciente.

Además, para el corazón se requiere que el paciente tenga de 12 a 55 o 60 años de edad, mientras que para el riñón debe tener más de 8 años. En el caso de la córnea, la edad mínima es de 2 años y no hay un máximo, a condición de que el tejido reporte un conteo de 2 mil células al menos.

Foto: ACG

Aguardando una oportunidad

En México se tiene un listado único de pacientes a la espera de un órgano o tejido para fines de trasplante, denominado Registro Nacional de Trasplantes (RNT), que está al cuidado del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra).

Hasta el 11 de mayo, por la noche, más de 22 mil 200 personas estaban inscritas en ese listado; alrededor de 2 mil 200 son michoacanas.

No sólo es la demanda de órganos y tejidos con fines de trasplante respecto de la posibilidad de obtenerlos, sino que cada día nuevos pacientes se integran al RNT. Al año, mil 200 personas se incorporan a la lista de espera.

García Gamiño destacó que se precisa controlar este crecimiento y abatir el tiempo de espera de los pacientes, que pueden permanecer en promedio 2 años aguardando por un órgano o tejido, especialmente, aquellos que precisan de un hígado o corazón.

Para esto, se debe alcanzar en el país la procuración de aproximadamente mil órganos y tejidos cada año.

Los riñones son los órganos y tejidos más demandados por los pacientes a la espera de un trasplante, con cerca de 16 mil de los 22 mil 200 registrados.

Las córneas son el segundo órgano o tejido más demandado, 400 pacientes, que es también el más procurado y donde se han detectado indicios de control del aumento en los requerimientos, seguidas por el hígado, 333 pacientes, y el corazón, 38 pacientes.

Deja un comentario