Un premio a la delincuencia

342

Pie de Foto

Al decidir otorgarle la medalla al “Mérito Docente” a la Normal de Tiripetío, por sus 100 años de vida, también se condecoró:

1.- A los normalistas que, a punta del uso de bombas caseras, incendiaron una veintena de autobuses y vehículos de reparto en el enfrentamiento con elementos de la Policía Federal, en el año 2012.

2.- A los normalistas que, en esa misma riña, causaron a un agente federal la pérdida de un ojo al ser alcanzado por la onda expansiva de una de las bombas detonadas.

3.- A los normalistas que han acabado con el patrimonio construido en años por operadores del transporte público, cuando deciden incendiar sus autobuses.

4.- A los normalistas que imponen su ley en las carreteras, mediante retenes ilegales donde interceptan autobuses, bajan a los pasajeros y los dejan a la deriva.

5.- A la turba de estudiantes que, en plena zona urbana de Morelia, secuestran vehículos de empresas repartidoras para luego vandalizarlas y robar sus mercancías.

6.- A los normalistas que, inspirados o guiados por líderes de la CNTE, descarrilan el sistema ferroviario del país, mediante el bloqueo a las vías que conectan con el puerto más importante del Pacífico mexicano; el que más mercancía moviliza; el que es la ventana que el mercado asiático ha elegido en este continente para transportar sus mercancías hacia Estados Unidos.

7.- A quienes, prácticamente como parte de un plan académico no escrito, adiestran a los normalistas en tácticas de guerrilla al interior de la Normal de Tiripetío.

8.- A quienes, al amparo de la impunidad, inducen a vandalizar negocios, inmuebles oficiales y hasta monumentos históricos, sin que pase absolutamente nada.

9.- A quienes, cuando se lo proponen, estrangulan calles y avenidas afectando severamente la movilidad de miles de ciudadanos, quienes ven así vulnerado su derecho al libre tránsito.

10.- A los normalistas que, en 2017, secuestraron una veintena de vehículos que después llevaron a la comunidad de Arantepacua para dificultar una acción de rescate por parte de la Policía. Y cuando se intentó ese rescate, se desató un tiroteo que dejó cuatro muertos y varios heridos.

11.- A los normalistas que, para elevar el nivel de presión contra las autoridades, han sido capaces de amagar con linchar a choferes, prendiéndoles fuego junto a sus vehículos retenidos.

12.- A los normalistas que, botean en la carretera por unos pesos, pero despilfarran en fiestas donde corren decenas de litros de alcohol mientras la Banda de El Recodo ameniza la fiesta de aniversario.

13.- Las no pocas agresiones de normalistas contra periodistas o instalaciones de medios de comunicación, por exhibir sus abusos e ilícitos.

14.- A la escuela donde las autoridades han llegado a encontrar propaganda alusiva a grupos criminales, y donde algunos estudiantes han presumido en redes sociales su gusto por las armas.

15.- A quienes, con base a la presión y el chantaje, han impuesto el 6 de calificación como mínimo para el ingreso a las escuelas normales y logrado, durante décadas, plazas automáticas para todos los egresados, aún y a costa del colapso de las finanzas estatales.

Cintillo

¿Qué sigue? A este paso, quizá lo que venga sea premiar a delincuentes por, como decía el fallecido líder de las autodefensas, José Manuel Mireles, generar empleo con sus actividades criminales.

Deja un comentario