SEE: Sostenerse ante la presión

119

Gambito Social

Ante el embate de protestas en este periodo vacacional, el Gobierno del Estado está haciendo bien al no ceder a las presiones y chantajes por parte del movimiento normalista. Si bien, las causas originarias que manejan los militantes del movimiento normalista en sus pliegos petitorios parecen legítimas de inicio, porque hablan de permitir el acceso a la educación superior a quienes desean ser docentes en el futuro, contando para tales efectos con un examen objetivo, preciso, contextualizado, imparcial y transparente; mencionan la necesidad brindarles estabilidad laboral a los maestros de nuestros hijos y de pagar adeudos a quienes no han cobrado en hasta cinco quincenas. Sí, parecieran ser genuinas, pero los detalles específicos son los que modifican completamente la situación.

Las exigencias subyacentes al respecto son en realidad entregar la rectoría del proceso de ingreso a las escuelas normales, con el codiciado examen de admisión incluido;  así también, realizar el pago inopinado y sin revisión de los supuestos adeudos a egresados ya contratados, a la vez que entregar plazas automáticas a los egresados de 2019, 2020 y 2021, sin revisión alguna respecto a si realmente estudiaron en las escuelas normales michoacanas, si cuentan con carta de pasante, certificado de estudios con calificaciones, título y cédula profesional que acrediten fehacientemente contar con el perfil académico y profesional necesarios para ingresar al servicio profesional docente.

El respaldo del gobernador del estado resulta clave. Así, la secretaria de educación en el estado y su equipo de trabajo pueden actuar conforme a derecho. Importante es que exista una alineación perfecta entre el gabinete educativo y el de gobernabilidad, para evitar las discrepancias en posturas, las cuales eventualmente se convierten en dobles negociaciones, las cuales suelen ser costosísimas para el erario y para las generaciones en formación.

Los márgenes de negociación están claros: entre la ley y la exigencia. La autoridad debe seguirse sosteniendo ante la presión. Los ciudadanos debemos estar informados al respecto, para comprender las circunstancias que ocurren en los espacios públicos y tomar nuestra posición.

Los militantes del normalismo deben reflexionar. Sí, es válido exigir lo que sea justo, pero para lo que se extralimita deben reconvenir su actitud y su postura por el bien de todos, que está mucho más allá de sus intereses particulares y grupales. La educación de las generaciones jóvenes presentes y futuras está en el aire, por lo que merece certidumbres promisorias, maestros de excelencia y procesos transparentes.

Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles

Deja un comentario