El desfile triunfal de 7 guerreras

150

Morelia, Michoacán

Es la celebración de la lucha por la vida y para la vida. Siete guerreras desfilaron entre flores y globos, para mostrar la belleza de las creaciones de diseñadores de moda mexicanos, pero también en reconocimiento a su valor, esfuerzo y determinación para vencer el cáncer de mama.

Este jueves se llevó a cabo, por vez primera en México, el Desfile Rosa, en la sala Niños Cantores, del Conservatorio de las Rosas, dedicado a la sensibilización en torno de la necesidad de prevenir y detectar a tiempo el cáncer de mama, y a celebrar a las mujeres que han sobrevivido a esta enfermedad.

Piezas de la autoría de diseñadores de Moroleón y Uriangato, en Guanajuato, fueron modeladas por 7 mujeres que han vencido y ganado la vida y la fortaleza para vivirla. La pasarela, organizada por el Club Rotaract México y Morelia Las Américas, se convirtió en un llamado a iniciar y seguir la lucha.

“A 2 años de que me detectaron cáncer de mama, parece que gané la batalla. Recibí la invitación del hospital y del club y acepté, motivada por la necesidad de decirle a las mujeres que no tengan miedo al cáncer de mama, que cuando una recibe este diagnóstico no todo está perdido, es una lucha difícil, pero no imposible, que requiere de tener confianza en una misma y ponerse en las manos de los médicos para recuperar la salud”, dijo Verónica Cornejo de 43 años y sobreviviente del cáncer de mama.

Y es que la confianza y la fortaleza son esenciales en el combate contra esta enfermedad, tanto como vencer el miedo y acudir a consulta médica ante la identificación de síntomas o signos de riesgo para un diagnóstico oportuno.

“Estoy aquí luego de 16 años, fue en 2006 cuando me encontré una bolita y de inmediato fui al médico. Cuando me dijeron que era cáncer de mama, no tuve miedo, no lloré, si era mi tiempo, aquí estoy, si no, lucharía con toda mi fuerza. Y ahora doy gracias a Dios, que no ha soltado mi mano; a mi esposo, que siempre ha estado conmigo, y a mi familia, que luego de ser cuidada por mí, ahora me daría sus cuidados. Y con todo ese apoyo he salido adelante”, afirmó Delia Gil, de 75 años, sobreviviente.

Desde el público se elevaron los aplausos y las flores, rosas rosas y rojas, en honor al valor de las mujeres, 7 guerreras que han dado la batalla.

La presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (Dif) en Michoacán, Grisel Tello, destacó la urgencia de sensibilizar a las nuevas generaciones sobre la importancia de detectar de manera oportuna el cáncer de mama, con lo que aumentan significativamente las posibilidades de sobrevivir.

Grisel Tello llamó a las mujeres al autocuidado para identificar a tiempo posibles tumores malignos; a acudir a un médico y a apegarse al tratamiento, en caso de un diagnóstico positivo, y a no dejarse vencer y luchar.

Acompañaron el Desfile Rosa también la directora del Instituto Municipal de la Mujer para la Igualdad Sustantiva (Imujeris), Gretel Castorena, y la titular de la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de la Mujer (Seimujer), Tamara Sosa.

En 4 fases, analogía de las 4 estaciones del año y de las diferentes etapas de la lucha contra el cáncer de mama, 7 guerreras hicieron su paso triunfal. Y así como el cáncer no conoce fronteras o distinciones, tampoco lo hacen el esfuerzo y la lucha.

“Es la primera vez que se realiza en México el Desfile Rosa, que surgió en Venezuela, y lo que más me llamó fue que yo tuve cáncer y, en cierto modo, puedo entender lo que vive una mujer a la que se diagnostica cáncer de mama, el miedo, el dolor, la angustia y las ganas de vivir. Así que cuando Rotaract México propuso esta iniciativa, de inmediato nos pusimos manos a la obra, ha sido un arduo trabajo, pero ha sido también muy satisfactorio poder celebrar la vida y contribuir a que las mujeres se sensibilicen”, aseguró el presidente del Club Rotaract Morelia Las Américas, Milton Cortés.

Un trabajo conjunto de la Cámara del Vestido de Guanajuato, los Clubes Rotaract México y Morelia Las Américas y el Conservatorio de las Rosas para levantar la mano de las sobrevivientes del cáncer de mama y, entre flores y globos, gritar que sí se puede ganar la batalla, que el enemigo se puede vencer.

“Yo quiero decir a todas las mujeres, a las que han encontrado algún síntoma o signo de riesgo; a las que acaban de recibir su diagnóstico, y a las que están en tratamiento, que no tengan miedo, porque en esta lucha no están solas. Están la familia, los amigos, los médicos, las otras mujeres que hemos peleado y que seguimos aquí. Quiero decirles que sean valientes, porque el miedo es alimento para el cáncer y porque no están solas. Nosotras caminamos lado a lado”, refirió Delia Gil.

Deja un comentario